Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Alexandria Ocasio Cortez va a su primera elección. (Imagen tomada de la página de la candidata (horizontal-x3)
Alexandria Ocasio Cortez va a su primera elección. (Imagen tomada de la página de la candidata

Washington - Alexandria Ocasio Cortez aspira a dar mañana la gran sorpresa de las primarias federales de Nueva York, en las que se enfrenta al número cuatro de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Joseph Crowley.

Ocasio Cortez, de origen puertorriqueño, de 28 años y nacida en El Bronx, va a su primera elección. Crowley, de 56 años, busca la reelección por décima vez y es el claro favorito.

En unas primarias en las que los congresistas demócratas boricuas Nydia Velázquez y José Serrano no tienen oponentes, la atención se centra en la contienda entre Ocasio Cortez y Crowley.

Como en los distritos 7 y 15 de Velázquez y Serrano, respectivamente, el distrito 14 que buscan representar Ocasio Cortez y Crowley es abrumadoramente demócrata (85%). Por ello, el ganador de la primaria debe barrer en la elección general de noviembre.

Crowley ganó la reelección en 2016 con el 82.9% de los votos.

“Cuando empecé me dijeron que era imposible, que no tenía oportunidad de obtener ni el 10% de los votos. Creo que puedo ganar”, dijo Ocasio Cortez, en una entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Crowley tiene la maquinaria política a su favor. No solo es el número cuatro de la Cámara baja, con aspiraciones de ser algún día speaker, sino que preside el Partido Demócrata en el condado de Queens.

Ha representado un distrito que incluye partes de Queens y El Bronx. Casi la mitad de los 690,000 residentes del distrito son hispanos. Un 10%, son puertorriqueños.

Ocasio Cortez – quien fue organizadora de la campaña presidencial de Bernie Sanders y trabajó para la oficina del ya fenecido senador demócrata Edward Kennedy en Massachusetts-, sostuvo que Crowley “controla una maquinaria muy fuerte” y “tiene el poder”. Pero, piensa que “la decisión está en las comunidades”, que se sienten marginadas de las decisiones de la cúpula demócrata.

La candidata boricua cuenta con el respaldo de movimientos como “Our Revolution” de Bernie Sandres y “MoveOn”, entre otros. Ha rechazado el dinero de las corporaciones. Y considera que es un conflicto de interés que Crowley sea congresista y a la misma vez dirija la colectividad demócrata en el condado, con fuerte influencia sobre las elecciones de su distrito.

Hasta el primer trimestre del año, Ocasio Cortez había recaudado $312,000 para la campaña. Crowley había recibido donativos 10 veces más altos, para un total de $3.36 millones. De esos, casi $1.5 millones eran donativos de comités de acción política.

“Estoy orgulloso de representar uno de los distritos más diversos de Estados Unidos…Estoy orgulloso de mi récord de ayuda a elegir progresistas en mi condado”, indicó Crowley en un reciente debate en la cadena local NewYork1, donde defendió que haga campaña a nivel nacional en Estados Unidos para lograr una mayoría legislativa que pueda hacerle frente al presidente Donald Trump.

The New York Times, en un editorial, criticó que Crowley se ausentara de otros dos debates recientes.

Ocasio Cortez ha criticado además que Crowley tenga a su familia residiendo en el norte de Virginia, donde sus hijos van a la escuela. Crowley sostiene que ha estado en su distrito toda su vida, que fue  elegido para representar a sus electores Washington y ha pedido dejar a sus hijos fuera del debate.

Con respecto a Puerto Rico, Ocasio Cortez denuncia el poder que ejerce sobre el gobierno electo de la isla la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a cargo de las finanzas públicas y la ley Promesa. Ha advertido además que Crowley votó a favor de la ley Promesa, que estableció la Junta y a la vez creó un sistema judicial territorial para Puerto Rico poder restructurar la deuda pública.

Para Ocasio Cortez, Promesa es un engendro de Wall Street y los grandes intereses.

En la entrevista con El Nuevo Día, Ocasio Cortez indicó que si es elegida congresista, planifica defender los asuntos de la isla y celebrar reuniones de pueblo en Puerto Rico. “Quiero usar mi voz para amplificar la voz de las personas en Puerto Rico”, dijo.

Con respecto al futuro político de Puerto Rico, Ocasio Cortez cree que se debe convocar a un plebiscito que sea justo para todas las partes. Pero, reafirmó que el status territorial vigente no debe continuar.

“Si hay una cosa que nos llevamos de la tragedia causada por el huracán es el que status político (actual) no es sostenible ni justo”, señaló Ocasio Cortez, al afirmar que bajo la bandera de Estados Unidos todo ciudadano estadounidense se merece el derecho a votar por el presidente y elegir representantes al Congreso.

Para la candidata boricua, miles de personas pueden haber muerto en Puerto Rico tras el azote del huracán María, “debido a la negligencia del gobierno de Estados Unidos”.


💬Ver 0 comentarios