El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence (semisquare-x3)
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. (AP)

La Casa Blanca y senadores republicanos buscaban un acuerdo para limitar los poderes presidenciales para declarar emergencias nacionales de forma unilateral, mientras aumentan las posibilidades de que Donald Trump pueda evitar el esperado rechazo del Congreso a su esfuerzo para destinar miles de millones de dólares a la construcción de barreras a lo largo de la frontera con México.

A medida que se acerca la votación del jueves en el Senado, los senadores republicanos Mike Lee, de Utah, y Thom Tillis, de Carolina del Norte, entre otros, discutieron con la Casa Blanca sobre legislación relacionada que podría reducir la capacidad de los presidentes de declarar emergencias nacionales. Si Trump se comprometiese a firmar un proyecto de ley limitando esta capacidad de cara al futuro, más senadores de su partido respaldarían su declaración para la frontera en el crucial voto.

Lee y Tillis estuvieron entre los cinco senadores que se reunieron en privado el martes con el vicepresidente Mike Pence en el Capitolio, en un intento de la formación republicana por buscar apoyos a Trump. Como la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, votó el mes pasado para bloquear la iniciativa del presidente, la aprobación del Senado supondría que la resolución llegaría a la Casa Blanca, donde se enfrentaría al que podría ser el primer veto de Trump.

El martes en la noche había indicios de que la oposición republicana a la declaración de Trump para la frontera se estaba ablandando. De ser así, el estado de emergencia permitiría al presidente desviar $3,600 millones de proyectos de construcción militar para levantar las barreras, pese a que el Congreso había aprobado no concederle más de $1,400 millones para esta partida en el presupuesto.

Tillis es uno de los cuatro senadores republicanos que han dicho que votarían con los demócratas en contra de la declaración. En un almuerzo a puerta cerrada el martes, Tillis sugirió que podría estar abierto a respaldar al dirigente, según dos fuentes familiarizadas con sus declaraciones. Una apuntó que le senador dijo a sus colegas que cambiaría el sentido de su voto si Trump estaba realmente dispuesto a limitar los poderes presidenciales para decretar emergencias sin la aprobación del Congreso.

Las dos fuentes hablaron bajo condición de anonimato para revelar conversaciones privadas. Un asesor de Tillis no respondió a los mensajes. El senador se enfrenta a una posible dura competencia para la reelección el próximo año.

Los republicanos controlan el Senado por 53-47, lo que supone que cuatro deserciones serían suficientes para bloquear el plan de Trump. Los otros senadores son Susan Collins, de Maine; Lisa Murkowski, de Alaska, y Rand Paul, de Kentucky.

Sin embargo, la confrontación pondría de relieve un choque al que Trump se ha visto forzado para proteger su promesa de construir el muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos: vetando un proyecto de ley enviado por un Senado con mayoría republicana. El Congreso nunca antes ha votado para revertir una declaración de emergencia presidencial.

La propuesta de Lee, revelada el martes en la noche, contempla que las futuras emergencias presidenciales duren 30 días a menos que el Congreso decida ampliarla. Esto se aplicaría a nuevos casos, no a la situación declarada por Trump en la frontera.


💬Ver 0 comentarios