Un elefante en un parque nacional en Hwange, Zimbabue el 1 de octubre del 2015. (horizontal-x3)
Un elefante en un parque nacional en Hwange, Zimbabue el 1 de octubre del 2015. (AP)

Denver - El propietario de una empresa sudafricana de caza está siendo juzgado en Colorado, acusado de sobornar a funcionarios de Zimbabue para exportar y vender en Estados Unidos partes de un elefante cazado ilegalmente.

Según el expediente, Hanno van Rensburg, de 44 años, llevó a un turista de Colorado a una zona cercana al Parque Nacional Gonarezhou de Zimbabue para cazar elefantes en 2015.

El turista le disparó a un elefante pero no lo mató. La expedición salió a perseguir al animal hacia el interior del parque nacional pero no lo halló, según el dossier.

Según los cargos, Van Rensburg y el cazador sobornaron a funcionarios pagándoles al menos $5,000 para que les permitan cazar a otros elefantes dentro del parque, a pesar de Zimbabue prohíbe entrar a parques nacionales para perseguir a animales heridos en sus afueras.

De acuerdo al expediente, un miembro del grupo mató a otro elefante y Van Rensburg conspiró con el turista de Colorado para exportar marfil de ese elefante, diciendo falsamente que el cazador era residente sudafricano y que el animal no fue cazado dentro del parque nacional.

En el 2015, Estados Unidos aprobó una ley prohibiendo la importación de partes de elefantes africanos cazados en Zimbabue. Sin embargo, el gobierno de Donald Trump anunció en marzo pasado que las solicitudes de importar partes de elefantes serán consideradas “caso por caso”.

A Van Rensburg se le acusa además de violar otra ley estadounidense que prohíbe el transporte o la venta de animales cazados en violación de leyes extranjeras.

Van Rensburg no ha sido arrestado pero el tribunal ha emitido una orden de arresto en su contra por cargos que incluyen fraude, asociación ilícita y violación de leyes de protección de animales en peligro de extinción.

"Los fiscales federales y las agencias policiales extranjeras están cooperando en pro de los esfuerzos globales para proteger a las especies en peligro de extinción de la caza ilegal", dijo el fiscal federal para Colorado Bob Troyer. "(La Agencia de Pesca y Vida Silvestre) y nuestra fiscalía hizo una labor extraordinaria al investigar este caso”.


💬Ver 0 comentarios