Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Así quedó destruida la estructura. (AP) (horizontal-x3)
Así quedó destruida la estructura. (AP)

Little Rock - Un hombre que destruyó un monumento de los Diez Mandamientos fuera del Capitolio estatal de Oklahoma fue absuelto el jueves de la destrucción de otro tres años más tarde fuera de Arkansas, y el juez citó evidencia de que el hombre padece una enfermedad mental o defecto.

El juez de circuito del condado de Pulaski, Chris Piazza, dictaminó que Michael Tate Reed debe regresar al hospital estatal de Little Rock para realizar evaluaciones adicionales que podrían conducir a su liberación. Reed estuvo recluido en el hospital estatal desde fines del año pasado después de que Piazza dictaminara que no era apto para proceder a juicio.

Reed, de 33 años, no habló durante la breve audiencia. Vestía una chaqueta multicolor y una camiseta que citaba Efesios 6:11 de la Biblia: "Ponte toda la armadura de Dios para que puedas mantenerte firme contra todas las estrategias del diablo".

Una evaluación del hospital estatal presentada en la corte el jueves dijo que Reed carecía de la capacidad para cumplir con la ley cuando derribó el monumento de 6,000 libras en junio de 2017 con su auto. Un monumento de reemplazo ahora se encuentra en su lugar, protegido por cuatro postes de hormigón.

Reed destruyó un monumento similar en la ciudad de Oklahoma en 2014, pero los fiscales de Oklahoma no lo acusaron después de que surgieron inquietudes sobre su salud mental.

La evaluación del hospital estatal de Arkansas dijo que Reed sufría de un trastorno esquizoafectivo en el momento en que destruyó la exhibición de Arkansas, y que sufría delirios y alucinaciones. Según la orden de Piazza, el hospital debe realizar otra evaluación dentro de los 30 días y emitir un informe sobre si su liberación crearía un "riesgo sustancial" de lesión corporal a otra persona o daños graves a la propiedad. Dentro de los 10 días de ese informe, se debe llevar a cabo otra audiencia para determinar si Reed debe permanecer en el hospital.

"El señor Reed describió que estaba en un estado maníaco y que escuchaba una voz, que él creía que era Dios, y le dijo que destruyera el monumento", dijo el informe. "Él describe sentir un peso sobre él, explicando 'no podía pensar en nada excepto destruirlo ahora'".

Los abogados de Reed dijeron que ha mejorado sustancialmente desde que recibió tratamiento en el hospital estatal.

"Está noche y día desde donde estaba cuando comenzamos", dijo Robert Hodge, un abogado de Reed. "Está mucho mejor de lo que estaba, seguro


💬Ver 0 comentarios