Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Estudiantes educados en el hogar conmemoran el Holocausto (horizontal-x3)
El estudiante Jonathan Vázquez en el Museo del Holocauto como el Rey Christian X de Dinamarca, rey danés quién se negó a deportar judíos como un claro modelo de valentía y un símbolo de compromiso con los gente de su país. (Suministrada)

Por Blanca Rosa Moctezuma

Este año 2017 se cumplen 72 años del fin del Holocausto, cuando las fuerzas Aliadas entraron al campo de concentración de Auschwitz -en Polonia. Hecho que marca el final de la Segunda Guerra Mundial para millones de judíos, en 1945.  

Es por esto que, recientemente los estudiantes educados en el hogar se unieron para conmemorar este hecho con dos actividades educativas. Bajo el lema “Nunca Olvidar” exploraron esta parte oscura de la historia con el propósito de sensibilizar su conciencia sobre las situaciones que conllevan un riesgo de genocidio en nuestro mundo contemporáneo y la importancia de poner en primer plano el valor de los derechos individuales y los valores universales.

Para esto, los grupos de apoyo Homeschool Kids and Fun, Amor y Enseñanza, Aventuras en Casa y East Side Friends se reunieron en el Anfiteatro de Ciencias Médicas Jaime Benítez Rexach de la Universidad de Puerto Rico para reflexionar sobre las responsabilidades políticas y el funcionamiento de las estructuras gubernamentales a través del discurso “Los Gobiernos Políticos en la Balanza”, disertado por el profesor José Rivera.

Por su parte, el licenciado César Vázquez les habló sobre el papel y las responsabilidades de los individuos y la sociedad frente a la violación de los derechos humanos a través del tema “Los Campos de Concentración características y realidades”.

Igualmente, el maestro Edwin Miranda demostró la importancia de los valores de grupo honrando el recuerdo los Triángulos Púrpura.

Además, los jóvenes tuvieron la oportunidad de entrevistar a Alfredo Jacomino, expreso en los Campos UMAP, en Cuba y quien con su experiencia sacudió la conciencia de aquellos que no se resignan al olvido y la indiferencia.

La segunda actividad fue la invitación que les hizo el grupo de Apoyo Aprende (Alianza de Padres Responsables de la Educación de sus Niños).  Estos recibieron a los homeschoolers en su Museo del Holocausto. Allí reconstruyeron la vida de aquellos sobrevivientes a los cuales les arrebataron sus sueños, pero que formaron cadenas de solidaridad e inventaron formas de supervivencia física y espiritual.

Estos estudiantes aprendieron que detrás de cada nombre había una historia digna de recordar para todos aquellos que valoran la humanidad y la justicia. Revivir este hecho histórico les hizo entender que el mundo no necesita otro holocausto.


💬Ver 0 comentarios