La tendencia a hacer “comentarios desafortunados” ha sido una característica distintiva del gobierno de Donald Trump desde el inicio. (The Associated Press)

Por Mark Leibovich