Clientes en el restaurante Sobao en Condado.
Clientes en el restaurante Sobao en Condado. (Alex Figueroa Cancel)

Este mes, el Departamento de Salud ha emitido 188 boletos por incumplir con el uso de mascarillas en lugares cerrados o en espacios abiertos con aglomeración de personas.

Además, ha realizado 208 intervenciones o inspecciones para verificar el cumplimiento de la orden ejecutiva que requiere, entre otras cosas, que el lugar les pida a sus visitantes evidencia de la vacuna contra el COVID-19 (si están a 100% de su capacidad).

“¿Que se molestan? Claro que se van a molestar, pero tenemos que empezar a dar el ejemplo (de cumplir totalmente con las medidas incluidas en la orden ejecutiva para el control del virus)”, manifestó Jesús Hernández, director de la Oficina de Investigaciones del Departamento de Salud.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) recomiendan el uso de mascarillas para reducir el riesgo de contagio del virus en personas desde los dos años de edad.

Según Hernández, quienes acudan a un restaurante o establecimiento de comida deben usar su mascarilla en todo momento, excepto cuando estén comiendo o ingiriendo alguna bebida. Eso incluye, indicó, cuando se trasladan por el lugar para ir al baño.

Si no cumplen con la orden, dijo, al individuo se le multa por $100, y el establecimiento recibe otra multa de $500, a menos que el lugar demuestre que le había llamado la atención a la persona, pero esta no cumplió. Todo empleado de estos negocios, incluyendo “bartenders” y cocineros, también debe usar mascarilla siempre, recalcó.

Hernández advirtió que el requisito del uso de mascarillas exige que su utilización sea la correcta, cubriendo el área de la nariz y boca.

Agregó que actualmente hay 40 a 50 casos referidos al proceso administrativo para que un juez decida si procede o no la multa impuesta. Lugares con grandes aglomeraciones, dijo, se exponen a multas de $5,000 o más por instancia.

Las sanciones, explicó el funcionario, se pagan en el Departamento de Hacienda, mientras el dinero recopilado es destinado a la Oficina de Investigaciones “para mejorar la fiscalización”.

“Hemos sido más enfáticos con el uso de mascarillas ahora en septiembre, responsabilidad que compartimos con la Policía de Puerto Rico, reiteró Hernández.

El funcionario advirtió que cualquier persona que quiera referir algún evento relacionado con el incumplimiento de los protocolos para la prevención del COVID-19, así como otro asunto de salud pública, puede llamar al 787-522-6300 o escribir a investigaciones@salud.pr.gov.

💬Ver comentarios