Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Afganistan (semisquare-x3)
Tanto el militar estadounidense fallecido como el que resultó herido estaban acompañando y asesorando a las fuerzas afganas, que también reportaron heridos. (EFE / Naqeed Ahmed)

Washington - Un soldado estadounidense falleció hoy en Afganistán a causa de una explosión cerca de la ciudad de Lashkargah (capital de Helmand, en el sur), y otras siete personas resultaron heridas, según informó la misión de la OTAN en ese país.

La muerte del soldado, cuya identidad no se ha divulgado, se produjo cuando la patrulla en la que viajaba activó accidentalmente un artefacto explosivo improvisado colocado en la carretera.

Como resultado de la explosión otro militar estadounidense resultó herido, al igual que seis soldados afganos, de acuerdo con el comunicado oficial.

El secretario de Defensa, Ash Carter, se mostró "profundamente entristecido" por el fallecimiento, y aseguró que esta muerte es un recordatorio de que Afganistán "sigue siendo un lugar peligroso y queda un trabajo complicado por delante pese a los progresos de las fuerzas afganas".

En un comunicado, Carter reafirmó el compromiso de Estados Unidos en la misión de asistencia y entrenamiento de fuerzas locales para conseguir la paz en el país, frente a los talibán y grupos terroristas como Al Qaeda o el Estado Islámico (EI).

Las provincias afganas de Kunduz y Helmand se han visto amenazadas durante las últimas semanas por una ofensiva de los talibanes.

Tanto el militar estadounidense fallecido como el que resultó herido estaban acompañando y asesorando a las fuerzas afganas cerca de Lashkargah, la capital de Helmand.

"Estamos profundamente entristecidos por esta pérdida, pero seguimos comprometidos a ayudar a nuestros socios afganos a tener un mejor futuro para ellos y sus hijos", subrayó el general John W. Nicholson, comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán.

Con este fallecimiento, asciende a seis el número de soldados estadounidenses que han muerto en lo que va de año en Afganistán.

Los talibanes han ido ganando terreno en el país desde que el 1 enero de 2015 la OTAN puso punto final a su misión de combate en Afganistán, donde la Alianza aún mantiene a 12,000 militares en tareas de asistencia y capacitación a las Fuerzas Armadas locales.

En septiembre del año pasado, incluso llegaron a tomar durante unos días la capital provincial homónima de Kunduz, en la mayor victoria militar de los talibanes desde la invasión estadounidense en 2001.

Según información manejada por fuentes oficiales estadounidenses, los talibanes controlan cerca de un tercio del territorio afgano.

Estados Unidos tiene a unos 9,800 militares como parte de sus misiones de entrenamiento y antiterrorista en el país, de los que 8,400 se quedarán más allá del final del mandato del presidente Barack Obama, que concluye en enero próximo. 


💬Ver 0 comentarios