Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Activistas han señalado que la Policía de Denver solía quitarle las frazadas a las personas sin hogar para utilizarlas como prueba de que violaban una ordenanza que prohíbe acampar en lugares públicos. (Facebook / Kayvan Soorena Tyler Khalatbari-Limaki)

Denver - Las principales organizaciones sociales de Denver expresaron hoy, domingo, su respaldo a una nueva ordenanza local que prohíbe a la Policía quitar las mantas o cobijas a los desamparados que duermen en las calles de la capital de Colorado.

"Las personas en situación de desamparo ya no perderán lo que necesitan para cobijarse cuando la Policía hace cumplir la ordenanza que prohíbe acampar en lugares públicos", señaló Ray Lyall, portavoz de Denver Homeless Out Loud (DHOL, por sus siglas en inglés).

El activista resaltó que la ordenanza, anunciada el sábado y de carácter temporal, es de especial importancia ahora que empiezan a registrarse bajas temperaturas.

"No queremos ver que nadie pierda su vida durmiendo en las calles cuando hay lugares seguros y cálidos disponibles donde pueden pasar la noche", declaró Hancock en un comunicado en el que dio a conocer la medida.

"Nunca fue nuestra intención quitarles sus pertenencias a las personas que necesitan cubrirse. Por eso, he ordenado a la Policía de Denver que ya no confisque cierto equipo de los desamparados, como tiendas de campaña o frazadas, cuando hacen cumplir la ordenanza de no acampar en público", detalló el funcionario.

DHOL había hecho campaña por una medida de esta naturaleza junto con la filial en Colorado de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y con el abogado David Lane, conocido por defender los derechos de reclusos mexicanos, de condenados a muerte y de familiares de personas fallecidas en encuentros con la Policía local.

La ACLU de Colorado le había enviado una carta abierta al alcalde de Denver, Michael Hancock, en la que le exigió que los efectivos policiales no se incauten las pertenencias de las personas sin techo para usarlo como evidencia del delito de pernoctar en lugares no autorizados.

A su vez, el abogado Lane había notificado a la alcaldía sobre "las consecuencias severas, e incluso posible pérdida de la vida" que suponía la incautación del "equipo de supervivencia" de los desamparados.

Aunado a ello, un video que circuló en las redes sociales y que nuestra a efectivos de la Policía de Denver decomisando las mantas de los desamparadas despertó el rechazo generalizado de los residentes.

La medida difundida el sábado, que se mantendrá vigente hasta el 1 de mayo de 2017, ha sido celebrada como una victoria por DHOL, debido a que las pertenencias de los desamparados no será usadas como evidencia del "crimen de sobrevivir".

"Este es sólo un pequeño paso para proteger los derechos de nuestra gente, que demuestra que puede haber cambios. Nuestra lucha no termina aquí", aseveró Lyall.


💬Ver 0 comentarios