Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Según Leving, aunque casos similares al de Elián se han solucionado en menos tiempo, por la presión mediática que rodeaba este caso fue que su desenlace se dilató más.

Entre los cientos de casos que el licenciado Jeffery Leving ha trabajado, recuerda con especial interés el del niño cubano Elián González, quien en 1999 cobró notoriedad cuando, tras salir junto a su madre de forma ilegal desde su natal Cuba hasta los Estados Unidos, protagonizó una lucha entre parientes en Miami que querían que el menor permaneciera en Florida y otros que abogaban por su regreso a Cuba luego de que su madre falleciera en la travesía.

“Su tío, Manuel González, me contactó para que lo ayudara (a que el niño regresara a Cuba)”, recuerda Leving, quien es natural de Chicago, Illinois pero tiene familiares cubanos.

Mientras familiares maternos del menor reclamaban asilo político para el niño, la familia paterna luchaba por su regreso a Cuba.

“Este caso es muy especial porque arrojó luz a nivel internacional sobre la importancia del padre (en la vida de sus hijos)”, dijo Leving.

La lucha por la custodia de Elián culminó el 22 de abril del 2000, cuando agentes del Servicio de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos tomaron por asalto la casa donde el niño estaba viviendo junto a parientes maternos. El menor se reunió con su padre y regresó a Cuba, donde actualmente vive.

“Muchos me criticaron (por defender los intereses del padre del menor), pero otros no. Recibí una carta del expresidente Jimmy Carter diciéndome que apoyaba mi decisión (legal)”, dijo.

Según Leving, aunque casos similares al de Elián se han solucionado en menos tiempo, por la presión mediática que rodeaba este caso fue que su desenlace se dilató más.


💬Ver 0 comentarios