Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La primera infección se confirmó la semana pasada en una granja que alberga a 60,000 pavos y está relacionada con Farbest Farms, una de las mayores productoras del estado y que cuenta con criaderos en Indiana, Illinois y Kentucky. (The Associated Press)

INDIANAPOLIS, Indiana — Autoridades de salud animal que investigan un brote de gripe aviar en Indiana ordenaron el sacrificio de 156,000 pollos en una de 10 granjas afectadas, con lo que el número de aves sacrificadas rebasó las 400,000.

Las gallinas ponedoras se encontraban en una de las 10 granjas comerciales en las que los pavos han resultado infectados con el virus H7N8, por lo que estaban en elevado riesgo de contraer la enfermedad, señaló el martes la portavoz de la Junta de Salud Animal del Estado de Indiana, Denis Derrer.

La cepa H7N8 es distinta al virus H5N2 que provocó la muerte de 48 millones de aves a mediados del año pasado.

El secretario de Agricultura, Tom Vilsack, comentó que el brote en Indiana ha sido una prueba a las autoridades para ver si están listas ante futuras epidemias y además muestra la necesidad de mantenerse alerta durante todo el año.

"Es una llamada de atención. Fue una buena oportunidad para ver si estamos respondiendo como deberíamos y creo que lo hicimos", comentó durante una reunión sobre combustibles renovables en Iowa.

Todas las granjas de pavos en las que se encontró el virus están ubicadas en el condado Dubois, ubicado 112 kilómetros (70 millas) al oeste de Louisville, Kentucky, y el principal productor de aves de corral en el estado.

La primera infección se confirmó la semana pasada en una granja que alberga a 60,000 pavos y está relacionada con Farbest Farms, una de las mayores productoras del estado y que cuenta con criaderos en Indiana, Illinois y Kentucky. Pero las otras nueve granjas tienen contratos con varias empresas, señaló Derrer.

Las autoridades investigan si el virus pudo haber sido esparcido por trabajadores de esas compañías que viajan entre las granjas o si fueron aves silvestres, patrones de viento u otro método de contagio.

Los 23,000 pavos que Stephen Sander estaba criando bajo contrato con Perdue Farms tuvieron que ser sacrificados; ahora están apilados en tres graneros. El hombre de 57 años, que ha criado pavos durante un cuarto de siglo, dijo a The Associated Press el martes que perder tantas aves ha sido molesto, pero los brotes son uno de los riesgos de la profesión.


💬Ver 0 comentarios