Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Con una inversión de más de $2.5 millones, Knox Medical Puerto Rico abrirá mañana sus puertas para la dispensa y entrega de productos con THC y CBD. ([email protected])

Fue hace siete años que a Edgardo Santiago García le diagnosticaron cáncer, linfoma de Hodgkin. Desde entonces, el hombre de 33 años libra una batalla contra el dolor y los efectos de las sesiones de quimioterapia que recibe mientras espera por un trasplante.

“Lo más que quiero ahora mismo es tener una mejoría en el dolor (que siento)”, dijo Santiago García, quien trabajaba como cocinero antes de enfermar.

Ayer, Santiago García y decenas de otras personas hacían fila en un local en la avenida Roosevelt, en Hato Rey, que mañana abrirá sus puertas como dispensario de cannabis medicinal. Se trata de la empresa Knox Medical, que desde el año pasado cuenta en Puerto Rico con licencias para cultivo, manufactura y dispensa de productos con los ingredientes THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol), producidos en su laboratorio local en Barranquitas.

Como preámbulo a su inauguración, Knox Medical Puerto Rico realizó ayer una actividad de registro y certificación de pacientes autorizados para recibir cannabis medicinal, tratamiento para varias condiciones permitidas por el Departamento de Salud, primero por orden ejecutiva viabilizada el pasado cuatrienio y actualmente, bajo la Ley Medicinal.

“Quisiera dejar de tomar tantas pastillas y que me ayude con los vómitos, el dolor y la acidez (después de la quimioterapia)”, comentó Santiago García.

Pedro Rodríguez, de 62 años, fue otro de los que acudió ayer para certificarse como paciente de este tratamiento alternativo.

“Tengo dolor constantemente”, dijo el residente de San Juan, que padece de fibromialgia, osteoporosis y otras condiciones.

Para aplacar sus dolencias, Rodríguez ha estado tomando pastillas y en otros tratamientos, como bloqueos de nervios.

“Un amigo mío de la infancia me dio a probar cannabis para (calmar) mis dolores y esa noche dormí como un bebé”, dijo.

Según Grace Santana, gerente de operaciones de Knox Medical Puerto Rico, esta empresa, con sede en Estados Unidos, ha establecido dispensarios en Florida y Texas y tiene planes de seguir expandiéndose tanto en la isla como otros lugares del mundo.

“Tomamos muy en serio el control de calidad y somos los únicos (en el país) con un laboratorio interno para comprobar esa calidad”, aseguró Santana, quien resaltó que, además de abrir otros dispensarios fuera del área metro, también proyectan hacer entregas a domicilios de pacientes.

Otra meta, dijo, es ampliar la cantidad de pacientes que se benefician de este tratamiento, para el que ya tienen licencia unos 15,000 pacientes en la isla.


💬Ver 0 comentarios