Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

cannabis (horizontal-x3)
La compañía espera por los resultados de laboratorio que realizan los Departamentos de Salud y Agricultura para validar la calidad del cultivo, así como para confirmar que la planta esté libre de pesticidas y hongos. (Luis Alcalá del Olmo)

Será a partir de mañana, viernes 9 de diciembre, cuando abrirá el primer dispensario de cannabis medicinal en Puerto Rico.

NextGen Pharma ubica en el municipio de Toa Baja y tiene espacio para cultivar hasta 50 mil pies cuadrados de varias especies de cannabis para propósito medicinal.

El lugar ubica en un área industrial y cuenta con un equipo de vigilancia y cámaras de seguridad. Estará abierto de lunes a sábado, de 8:00 a.m. a 9:00 p.m., según se informó.

Carmen Serrano y Julián Londoño, socios de la empresa, recibieron hoy a El Nuevo Día para explicar cómo correrán las operaciones en el lugar.

“Ahora mismo tenemos como 5% (de la capacidad total) cultivado”, dijo Serrano.

La compañía esperaba entre hoy y mañana por los resultados de laboratorio que realizan los Departamentos de Salud y Agricultura para validar la calidad del cultivo, así como para confirmar que la planta esté libre de pesticidas y hongos.

De no recibir los resultados mañana, podrían comenzar a atender pacientes, no así despacharles el producto.

Los pacientes debidamente certificados deberán pasar por el área de recepción del lugar para entregar las licencias emitidas por el Departamento de Salud y que estas sean validadas por el personal de la empresa. Posteriormente, pasarán a un área donde un “budtender” los orientará sobre los productos disponibles, esto es, las cepas de cannabis en flor o el ingrediente CBD en aceite. Luego, pasarán a un salón donde podrán hacer su selección y pagar.

Según informaron Serrano y Londoño, la empresa tendrá flores o moñas de: un híbrido de THC y CBD, Sativa e Indica. Además, tendrán aceites de CBD para uso a través de un vaporizador. Su costo aproximado será de unos $20 el gramo y $40 a $45 por cada botella con una concentración de 50 miligramos por mililitro. Los productos solo pueden ser comprados en efectivo ya que, como el cannabis medicinal no tiene la autorización de la Agencia federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés), su venta no puede procesarse en una transacción bancaria.

La siembra de estas plantas las realiza la empresa actualmente en un espacio interior, con un ambiente controlado en términos de temperatura y humedad.

Las semillas o clones son comprados en Europa y tardan unas dos semanas en crecer. El florecimiento posterior se demora cuatro a cinco semanas para que la planta llegue a la etapa de adultez y esté lista la cosecha.

La meta de la empresa, sin embargo, es que en unos seis meses pueden tener un cultivo con sus propias semillas, una variedad específica que sirva para el tratamiento de las 16 condiciones médicas autorizadas por el Departamento de Salud para recibir este tipo de tratamiento entre las que se encuentran fibromialgia, cáncer y epilepsia. Estas serían cultivadas en un área exterior ya identificada por la compañía.

Se espera que posteriormente abran otros dispensarios de cannabis medicinal en diversas partes del País.

Hasta la fecha, poco más de 1,000 pacientes de las condiciones autorizadas por Salud se habían registrado en la agencia, aunque poco más de 60 ya habían adquirido sus carnés validándolos como pacientes autorizados para recibir este tratamiento médico.


💬Ver 0 comentarios