Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Se estima que en Puerto Rico hay 5,800 pacientes que necesitan diálisis para vivir. (GFR Media)

Tener acceso a un refugio seguro en momentos de crisis.

Este fue uno de los principales acuerdos alcanzados luego de dos sesiones de un cónclave organizado por la Cámara de Representantes para atender las necesidades de pacientes de diálisis durante emergencias.

Según Ángela Díaz, directora ejecutiva del Consejo Renal de Puerto Rico, durante la emergencia provocada por el huracán María pacientes de diálisis fueron rechazados por refugios administrados por el Departamento de la Vivienda precisamente por lo delicado de sus condiciones.

“Fue bien difícil que admitieran paciente de diálisis. Cuando eran dados de alta, como no había transportación para llevarlos a sus casas, buscábamos alternativas para colocarlos en refugios, pero decían que eran muy delicados. No estaban preparados y no tenían herramientas para atenderlos bien”, contó Díaz a periodistas en medio de la segunda sesión del cónclave auspiciado por el representante novoprogresista Juan Oscar Morales, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara.

Según Morales, Vivienda escuchó los planteamientos durante la sesión de la semana pasada y acordaron adiestrar a su personal, instruyéndoles que tienen que aceptar este tipo de paciente.

“Por eso es tan importe la fase educativa”, dijo Morales.

Se estima que en Puerto Rico hay 5,800 pacientes que necesitan diálisis para vivir.

Durante el cónclave de hoy se llegó a un acuerdo con la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) para que los centros de diálisis, que necesitan gran cantidad de agua para sus servicios, tengan turno preferencial en las visitas de oasis de agua. En cuanto al servicio de energía eléctrica, el ingeniero Luis Hernández, Jefe Auxiliar de Operaciones Técnicas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), indicó que con la ayuda de estos centros actualizará los datos de la corporación pública para ubicar estas clínicas en la lista de lo que se consideran “cargas críticas” junto a hospitales y Centro de Diagnóstico y Tratamiento.

Ese listado existía previo a María, pero no estaba actualizado, dijo Hernández.

Otra idea sobre el tapete todavía no ha madurado y se trata de la creación de refugios especializados para pacientes de ciertas condiciones médicas. Por ejemplo, ciudadanos que necesitan máquinas para respirar o para alimentarse. Hoy no estuvieron en el cónclave el Departamento de la Vivienda ni el Negociado de Manejo de Emergencias (NMEAD), dos elementos cruciales, junto al Departamento de Educación, en la creación de estos refugios.

“Hablé con Carlos Acevedo (comisionado del NMEAD) en la pasada reunión y me indicó que estaba identificando en algunas áreas refugios especializados”, dijo Morales al comentar que en la reunión el director de la Asociación de Hospitales, Jaime Pla, sugirió que como alternativa se pueden habilitar espacios sin utilizar en hospitales, como lo es el Auxilio Mutuo, donde pacientes de ciertas condiciones puedan ser admitidos previo al paso de una tormenta.

El NMEAD, de hecho, tiene la encomienda de preparar un registro de pacientes de diálisis.

En el caso de Educación, que está a cargo de proveer la alimentación en los refugios, la agencia compartió su menú especial para pacientes como los de diálisis que tienen que seguir una dieta estricta.

Según Morales, el plan completo de respuesta para pacientes de diálisis debe estar finalizado antes de que concluya junio.

“Esto no se puede seguir postergando”, dijo.


💬Ver 0 comentarios