(horizontal-x3)
El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez, y la ex cirujana general, Antonia Coello de Novello, reiteraron el llamado a la vacunación contra la influenza. En la foto, el ciudadano Julio Marrero durante el evento de ayer. (Vanessa Serra Díaz)

Con su embarazo a simple vista, Ana Collazo acudió ayer al coliseo Mario Quijote Morales, en Guaynabo, con su hijo de 2 años. Pero no fue  una actividad deportiva lo que los llevó  al lugar, sino una clínica de vacunación de influenza.

“Me vacuné hace tiempo,  pero el nene estaba enfermo y no había podido vacunarlo”, indicó Collazo, quien dijo conocer  los estragos de la enfermedad pues un familiar falleció a causa de este virus.

VOCES, Coalición de Vacunación de Puerto Rico, junto al Departamento de Salud, anunciaron que replicarán este esfuerzo de prevención en otros puntos del país. La meta de ayer era vacunar a 6,000 personas.

Ángel Rivera, director del Programa de Vacunación de Salud, advirtió que  la población que más se ha vacunado este año es la de los adultos mayores de 65 años.

“Hace falta que los padres tomen conciencia de que la población de 6 meses a 9 años es la más vulnerable (a contagiarse)”, dijo.

Valentina Martínez, de 8 años,  y su madre Mónica Rolón,  respondieron al llamado del gobierno a vacunarse.

“Es la primera vez que nos vacunamos (contra la influenza)”, admitió Rolón, quien señaló que lo que  la motivó  fueron los contagios surgidos en el salón de su niña.

Nanishka Gómez, de Guaynabo, fue pues un  médico le aconsejó hacerlo, especialmente luego de que en el salón de su hijo, un Early Head Start, surgieran  casos.

“Vine porque me llamó Triple-S (para anunciar la clínica de vacunación). A mi esposo lo traje obligado. Uno puede morir por esto”, comentó Marilyn Marlin.

Zulema Betancourt,  del Municipio de Guaynabo, informó que los casos han subido  en las últimas dos semanas, especialmente en niños y adultos mayores.


💬Ver 0 comentarios