(horizontal-x3)
Una compañía contratada por el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos maneja un área en la carretera PR-199, en Guaynabo, designada para el depósito de escombros vegetativos. (Teresa Canino)

La inversión de más de $59 millones en contratos negociados por los municipios y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE, por sus siglas en inglés) para el recogido de escombros no reflejan la realidad que viven los puertorriqueños, quienes tropiezan con estos desechos en cada esquina del país.

Son diversas las razones para que, a casi dos meses del paso del huracán María, quede tanta acumulación de escombros en los municipios, según relataron varios alcaldes.

Las primeras semanas después del paso del ciclón se dedicaron a despejar los caminos obstruidos, tarea que en lugares como Caguas tardó tres semanas. Ante esto, no fue hasta mediados de octubre que, con algunas excepciones, los municipios activaron a compañías privadas para esa limpieza.

“Se comenzaron los trabajos de abrir brecha al día siguiente del paso del huracán”, dijo el alcalde de Caguas, William Miranda Torres, al explicar que esa tarea tomó 14 días y el recogido de escombros comenzó el 11 de octubre.

En una visita de este diario a la Ciudad Criolla el 5 de noviembre, se observaron escombros, principalmente vegetativo, acumulados en los suburbios y en la PR-1. Caguas tiene contratos para levantar escombros por $1,275,000.

Miranda Torres estimó que para el 3 de noviembre se habían recogido aproximadamente 827 toneladas de escombros y el 45% de los desperdicios vegetativos de la ciudad. Las brigadas municipales han sido parte del plan de trabajo, además de atender la mitigación de derrumbes.

En tanto, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, señaló que, pasado el ciclón, la prioridad fue abrir caminos y “salvar vidas”, por lo que el equipo y los camiones municipales se usaron para esas tareas.

Esa fase tomó tres semanas y los primeros contratos para la recolección de escombros se otorgaron el 12 de octubre. Cruz dijo que esta semana tendrá disponible 10 compañías para ese trabajo.

“Llevamos desde el 31 de agosto (antes del paso cercano del huracán Irma) trabajando en esto, pero las cantidades (de escombros) que hemos visto son monumentales”, expresó la alcaldesa, quien ha firmado contratos que totalizan $795,000.

Un recorrido el 9 de noviembre por la capital dejó ver acumulaciones de escombros en la avenida Fernández Juncos en Santurce y Hato Rey, en la avenida Eduardo Conde, en la marginal Baldorioty de Castro, en Santa Rita, calle Las Flores y en Villa Palmera.

Por otro lado, la insuficiencia fiscal de muchos municipios impidió la contratación privada porque no podían emitir los pagos y luego esperar por el reembolso de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), explicó el alcalde de Camuy, Edwin García, quien, por el contrario, ha hecho esa tarea mediante la contratación privada.

Este municipio formalizó contratos desde el 18 de septiembre para el recogido de escombros al anticipar los daños que causaría el huracán. Camuy emitió 46 contratos entre 33 individuos y compañías. Cada contrato promedia $23,000 y la suma de todos ellos asciende a $1,064,892.

Los municipios que han hecho convenios con USACE están obligados a seguir un proceso que se inicia con la petición a FEMA, luego se negocia con USACE sobre las tareas a realizar y la firma de un derecho de entrada. USACE refiere el caso a su contratista, Xperts Inc., y esa empresa lo asigna a las empresas que ha subcontratado.

“Empezamos con el Cuerpo de Ingenieros, pero la compañía que contrató no tenía lugar donde depositar (los escombros que recogieran). Como se tardaban mucho, decidimos cancelar”, destacó el alcalde de Cayey, Rolando Ortiz, quien entonces firmó contratos con cuatro compañías, para un total de $400,000.

El alcalde de Arecibo, Carlos Molina, por el contrario, mantiene un acuerdo con la USACE.

“No ha sido a la velocidad que nosotros quisiéramos. Es real, no ha sido tan rápido. Hace tres semanas firmamos contrato y esta semana empezaron a recoger escombros vegetativos”, agregó.

Molina afirmó que, a una semana de María, brigadas municipales limpiaron escombros en el casco urbano y las comunidades Buenos Aires, Rodríguez Olmos y Martel. Alegó que los desechos que El Nuevo Día observó la semana pasada en esas comunidades se debe a que “la gente sigue llegando y sigue tirando basura”.

El alcalde arecibeño indicó que ha recogido 400 camiones de basura con capacidad para 3.85 toneladas cada uno y estima que le falta más del doble por recoger.

Mientras que el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, indicó que dos terceras partes de la ciudad ya están limpias y cinco compañías comenzaron el viernes a trabajar con la zona rural, como apoyo a las brigadas municipales.

“Traigo gente adicional y acorto el tiempo”, comentó el ejecutivo bayamonés

La mayoría de los alcaldes entrevistados estimó que en diciembre terminarán con el recogido de escombros y material vegetativo


💬Ver 0 comentarios