(semisquare-x3)
En lo que va de año, Acueductos ha puesto en vigor dos aumentos tarifarios, en enero y julio. (GFR Media)

El nuevo plan fiscal revisado y certificado de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) mantiene inalterados los aumentos tarifarios contemplados hasta el año 2023 para todos los clientes de la corporación pública, indicó su presidente ejecutivo, Elí Díaz Atienza.

Precisó, de paso, que la primera de esas alzas, que entró en vigor el pasado 1 de enero, generó $7 millones en ingresos hasta el cierre del año fiscal el 30 de junio.

Durante esos seis meses, la AAA facturó $8.5 millones, pero la cobranza en la corporación pública suele ser de 85%.

“Se está implantando de forma que no sea un aumento drástico para nuestros clientes. De hecho, pudimos retrasar por seis meses la implantación del primer aumento y aplicarlo por seis meses”, dijo a El Nuevo Día.

Empero, un segundo incremento entró en vigor el pasado 1 de julio, con el nuevo año fiscal.

Escalonados

El nuevo plan fiscal revisado de la AAA, certificado por la Junta de Supervisión Fiscal a principios de este mes, reafirma que los clientes residenciales, comerciales, industriales y del gobierno percibirán un alza en su factura todos los 1 de julio hasta 2023.

Al igual que los aumentos ya implantados, los que faltan serán de 2.5% para los abonados residenciales, de 2.8% para los comerciales, de 3.5% para los industriales y de 4.5% para los gubernamentales.

El plan fiscal establece que los incrementos responden a la intención de la AAA de empezar a autofinanciar su Programa de Mejoras Capitales (proyectos de infraestructura), que históricamente se ha sufragado mediante emisiones de bonos (préstamos).

Como las alzas no exceden de 4.5%, la AAA puede ponerlas en vigor de forma automática, es decir, sin realizar vistas públicas. Solo se necesita que la Junta de Gobierno de la corporación pública apruebe una resolución, que ya existe desde el año pasado y autoriza aumentos “moderados, pero consistentes”.

“Hay presión para que se aumente aún más la tarifa, pero seguimos firmes en que vamos a buscar ahorros en otras áreas, por ejemplo, a través del proyecto para identificar la pérdida de agua”, sostuvo el funcionario.

“Que no se toquen”

“Nos mantenemos firmes en que se mantengan los rates (tasas) acordados, que ya son lo suficientemente onerosos. Queremos asegurarnos de que no se toquen”, agregó.

Sobre los ingresos de $7 millones del primer aumento, Díaz Atienza declaró que “no es un impacto grande en Acueductos”.

Sustentó su afirmación indicando que la AAA ha gastado $235 millones en “tareas de emergencia y reparaciones” asociadas al paso del huracán María hace poco más de 11 meses.

En ese mismo período, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ha reembolsado $70 millones a la corporación pública.

“Los $7 millones que hemos recibido (del primer aumento tarifario) se han utilizado enlos gastos operacionales de Acueductos. Tenemos buena comunicación con FEMA y las demás agencias federales (para el reembolso de los gastos asociados al huracán)”, dijo Díaz Atienza.

Para los clientes residenciales, el aumento de 2.5% se traduce en el cobro de 60 centavos adicionales al mes.

Para “mitigar” el aumento, recordó Díaz Atienza, los abonados tienen la opción de recibir su factura electrónicamente en vez de por correo. Si lo hacen, reciben un crédito de $1 al mes.


💬Ver 0 comentarios