Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El sexto juicio de pena de muerte que se ventila en el Tribunal Federal comenzará hoy en la sala de la juez presidente del Tribunal Federal, Aida Delgado, en contra del neoyorquino Lashaun Jashper Casey, acusado de cometer un carjacking y asesinar al policía encubierto Jesús Lizardi Espada.

A partir de las 9:00 a.m., la Fiscalía federal, representada por Scott Anderson y Mariana Bauzá, iniciará ante el jurado los argumentos iniciales y acto seguido lo hará la defensa de Casey, a cargo de Christopher W. Adams, John Connors y Joannie Plaza Martínez.

Una vez culminen los argumentos iniciales, la Fiscalía federal comenzará con el desfile de prueba y se espera que el juicio dure cerca de ocho semanas.

La libertad de Casey llegó a su fin el 3 de agosto de 2005, cuando agentes federales lo arrestaron al completar su jornada como bartender en el Holiday Inn de Isla Verde.

Para entonces, Casey tenía 24 años de edad y fue acusado mediante una denuncia criminal presentada por la Fiscalía federal por poseer con intención de distribuir marihuana y poseer un arma de fuego siendo previamente un convicto.

Las autoridades federales sospechaban que Casey era el responsable de la desaparición de Lizardi Espada y el día de su arresto divisaron en el estacionamiento de la hospedería donde trabajaba la guagua asignada al agente encubierto de la Policía, quien llevaba un año y medio en la operación que buscaba desarticular una pandilla de narcos en la zona este del país.

Lizardi Espada, de 34 años y que al momento de su asesinato dejó sin su cuidado a dos hijos varones que entonces tenían 11 y 9 años, llegó a realizar dos transacciones encubiertas con Casey, logrando grabar una de ellas.

El día de su desaparición, el 1 de agosto de 2005, el sanlorenceño Lizardi Espada se disponía a viajar a Culebra junto a Casey para comprar cuatro libras de marihuana y tenía $4,000 en efectivo para la adquisición del narcótico.

Ese día se reportó con su superior, le avisó que estaría con Casey y nunca más se supo de él, hasta que su cuerpo en avanzado estado de descomposición apareció el 5 de agosto en un risco ubicado en el sector Sabana del barrio Mata de Plátano en Luquillo.

Durante un allanamiento en la residencia del abuelo de Casey en las parcelas Estancias del Atlántico en Luquillo, las autoridades encontraron en la habitación de Casey el celular que le pertenecía al agente encubierto fallecido, $2,900 en efectivo y un billete de $20 con aparentes manchas de sangre.

Asimismo las autoridades recuperaron un plomo de bala en el área del muelle de Fajardo, donde aparentemente fue baleado Lizardi Espada, compatible con el arma de fuego incautada a Casey la noche de su arresto.


💬Ver 0 comentarios