Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Arroyo - Una treintena de estudiantes de la Escuela Intermedia José D. Choudens de este pueblo recibía ayer tratamiento preventivo para evitar enfermedades contagiosas, luego que otra compañera los pinchó con una jeringuilla en un confuso incidente ocurrido este pasado martes, 13 de septiembre.

En rueda de prensa en el plantel escolar, el secretario de Educación, Jesús Rivera, y el de Salud, Lorenzo González, explicaron que 33 de los 37 estudiantes afectados iniciaron el tratamiento con antivirales después de que se les realizaron las pruebas de sangre para detectar hepatitis y el virus de inmunodeficiencia humana.

Los padres de los otros cuatros menores no se comunicaron inicialmente con Salud, pero ayer algunos llegaron al Centro de Convenciones donde ofrecían servicios el Departamento de la Familia y de Salud.

Estos menores y sus pares también recibían ayuda de psicólogos y consejeros de Educación y de la Familia para superar el trauma.

¿Qué pasó?

El incidente ocurrió durante la hora de almuerzo y el primer periodo de clases de la tarde.

“Ella pinchó a un estudiante cerca de la escalera. Se iba corriendo y pinchaba a otro cerca del comedor y en diferentes áreas de la escuela. No es hasta que pincha a un estudiante cerca del guardia escolar que éste la detiene y se apodera de la jeringuilla”, relató Rivera.

Los jóvenes, que sufrieron pinchazos en los glúteos, brazos y muslos, recibieron atención médica en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Arroyo previo a la intervención de Salud, pero por el costo del tratamiento preventivo, la agencia se comprometió a suplir los medicamentos.

Rivera indicó que se desconocían las razones para la acción de la estudiante y la procedencia de la aguja porque había varias versiones. Entre estas, que había encontrado la jeringuilla en un lugar cercano a un hospital que había visitado con su mamá. En otra, que la tomó del hospital.

Pero madres y maestras entrevistadas bajo anonimato -por temor a represalias- señalaron que la estudiante había llevado la jeringuilla a la escuela para perforar las orejas de sus compañeros. Anticiparon que el número de estudiantes podría aumentar porque algunos guardan silencio por miedo.

La menor, de 14 años, que agredió a sus pares permanecía bajo la custodia de Familia y suspendida de clases. Previo al incidente vivía con su abuela.

Por tratarse de una menor Rivera evitó ofrecer detalles del caso, pero González comentó que creía que existía un historial previo de salud mental.

En torno a los pinchazos, González dijo que existía una baja posibilidad de contagio porque no se encontró sangre en la jeringuilla, situación que no sugería intercambio de fluidos, y porque muchos de los pinchazos eran superficiales.

“La jeringuilla se envió a medicina forenses para análisis”, según ambos funcionarios.

Se espera que la Procuradora de Menores radique contra la estudiante faltas por agresión y violación a la Ley de Armas por cada joven agredido.

Alumnos afectados

18

varones

19

mujeres

17

séptimo grado

12

octavo grado

8

noveno grado


💬Ver 0 comentarios