La doctora Beatriz Zayas, comisionada del Negociado de Ciencias Forenses. (GFR Media) (semisquare-x3)
La doctora Beatriz Zayas, comisionada del Negociado de Ciencias Forenses. (GFR Media)

La baja en el volumen de casos en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) podría durar poco si no se contratan más patólogos para alcanzar la cantidad mínima de profesionales forenses necesarios de acuerdo a la cifra de cuerpos que recibe dicha entidad gubernamental, advirtió la comisionada Beatriz Zayas. 

El NCF logró reducir a 43 la cantidad de cuerpos pendientes de autopsia o examen externo, luego que patólogos y profesionales forenses voluntarios examinaran unos 180 casos durante el periodo del 21 de abril al 3 de mayo. Pero el número de cuerpos que llega a Ciencias Forenses diariamente ronda los 16 en promedio. 

“Sin duda con el número de patólogos que tenemos y si seguimos en el ritmo de casos que recibimos -casos criminales, así como casos de hospitales que no tienen que llegar, etcétera-, es posible que en algún momento volvamos a tener un cúmulo de casos”, sostuvo la comisionada del NCF en entrevista con El Nuevo Día

Ciencias Forenses cuenta con cinco patólogos forenses a tiempo completo, así como otros patólogos que a tiempo parcial ofrecen apoyo en ciertas tareas. Pero Zayas reiteró que, para evitar un retraso en el análisis de cuerpos y la acumulación de casos, urge contratar más personal. 

“Para que estemos tranquilos, para que estemos cómodos, necesitaríamos de 10 a 14 patólogos”, manifestó. 

La aportación voluntaria que recibió Ciencias Forenses fue producto de un acuerdo de colaboración entre el Departamento de Seguridad Pública (DSP) -sombrilla bajo la cual está adscrita el Negociado- y el Departamento de Justicia (DJ) con la Sociedad Americana de Directores de Laboratorio de Criminalística (ASCLD, por sus siglas en inglés), la Asociación Nacional de Fiscales Generales (NAAG, por sus siglas en inglés). 

El grupo de unos 28 voluntarios incluyó la participación de siete patólogos y cuatro antropólogos junto a ocho asistentes y técnicos de sala, personal de las asociaciones y fiscales generales.

La participación de los profesionales forenses resultó en la atención de unos 180 casos. Los antropólogos forenses analizaron un total de 58 casos de osamentas de las cuales 34 eran de importancia forense, 17 eran de cementerios y siete eran huesos no humanos, informó ayer el DSP. 

Por otro lado, los patólogos y el equipo técnico examinaron unos 122 cuerpos de los cuales a 102 se les realizó autopsia y a 20 se les realizó un examen externo.

“Claramente el hecho de que este grupo haya venido y en una semana hayamos podido bajar el volumen de cuerpos que ellos atendieron demuestra que uno de los factores limitantes aquí es la mano de obra”, subrayó Zayas. “Eso nos confirma que si pudiéramos reclutar personal, específicamente patólogos, eso ayudaría mucho en esta situación”, sostuvo. 

La funcionaria explicó que, aunque ninguno de los cuerpos que examinaron los voluntarios se trató de investigaciones criminales, el hecho de haber reducido el volumen permite a los cinco patólogos del Negociado agilizar las labores respecto a los casos conectados a una pesquisa criminal, al tiempo que se reduce el tiempo de espera para la entrega de los cuerpos.  

“Los patólogos de nosotros son los que están atendiendo los casos criminales porque en algún momento van a tener que verse en el tribunal y son nuestros patólogos los que van a estar presente”, explicó la comisionada. “Quizás ya en una semana, lo que antes tomaba dos semanas si no es criminal, en este momento puede salir antes de una semana”, añadió. 

Zayas manifestó que la complejidad respecto a los casos criminales provoca que ese tipo de análisis demore más tiempo. Otros casos que pudieran estar detenidos o cuyo proceso de análisis es más lento que el resto son los cuerpos que están en Ciencias Forenses, pero que están aún en proceso de identificación.  

“La visita [de voluntarios] también nos ayudó con eso, porque pudimos arrojar identificación por ADN a algunos de los casos en los que teníamos familiares que habían dado su muestra para ADN. Se pudo combinar con la muestra del cuerpo y así poder decir efectivamente, ‘este es el familiar’, lo podemos entregar [el cuerpo]”, indicó la funcionaria. 

Respecto a los 43 cuerpos que hasta ayer estaban en espera de autopsia o examen externo, la mayoría estaba conectado a alguna investigación criminal, explicó Zayas, de los cuales 15 de ellos son cuerpos no identificados por un familiar. 

La comisionada anunció que precisamente el lunes se firmó un contrato con un sexto patólogo forense, aunque solo trabajará tres días a la semana en el Negociado. 

“Parte de la solicitud que se está haciendo y que entiendo yo el gobierno está prestando atención, es que podamos proveer un salario más atractivo de modo que podamos traer patólogos externos”, subrayó. 

El presupuesto asignado al NCF durante el año fiscal corriente fue de $14,803,000, pero el recomendado por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares para el año fiscal 2020 asciende a $20,262,000. El presupuesto recomendado se encuentra aún bajo la evaluación de la Junta de Supervisión fiscal (JSF). 

“Todavía no hemos recibido respuesta, sí tiene incluido presupuesto para el personal que se está tratando de reclutar, para poder mantenerlo el año que viene. De igual manera, [se incluyó en el presupuesto] los patólogos que necesitamos reclutar para poder tenerlos el año que viene”, puntualizó Zayas. 



💬Ver 0 comentarios