Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Uno de los nuevos letreros instalados para avisar cuales son las calles reservadas para que puedan estacionar solamente residentes del Viejo San Juan. ([email protected])

Si encuentra un papelito amarillo en el cristal de su auto avisando de una multa de $250 por haberse estacionado en las nuevas áreas reservadas para residentes del Viejo San Juan, no se asuste… todavía.

Si lo recibe después del 1 de diciembre, entonces sí prepárese para abrir la cartera.

Hasta el 30 de noviembre, oficiales de la Policía Municipal de San Juan repartirán “boletos de cortesía” para orientar a los ciudadanos sobre las nuevas áreas de estacionamiento reservadas para “residentes bona fide” del Viejo San Juan.

Como ya han dejado saber algunas personas a través de las redes sociales, los oficiales han comenzado a colocar los documentos en los vehículos informando sobre la infracción, aunque tienen estampado las palabras “boleto de cortesía”.

Estas medidas responden a una ordenanza municipal aprobada en julio pasado que enmendó el Código de Tránsito y Estacionamiento Vehicular del Municipio de San Juan.

“A tenor con el compromiso contraído por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, luego de reunirse con los residentes del Viejo San Juan, y a fin de hacer justicia a dichos residentes en el casco antiguo de la ciudad, se aprobó la Ordenanza NOM. 41, Serie 2015-2016. Con dicha medida, se designaron ciertas calles del Viejo San Juan para el estacionamiento de los residentes bona fide dentro de la ciudad amurallada”, indica la ordenanza municipal, que decretó instalar rótulos para identificar las áreas designadas.

“Como parte del periodo de orientación a la ciudadanía, los boletos por infracción a aquellos vehículos estacionados sin el permiso de residente bona fide requerido serán: boletos de cortesía hasta el 30 de noviembre de 2016. La multa de doscientos cincuenta dólares ($250) se pagará por las infracciones cometidas a partir del lro. de diciembre de 2016”, agrega la medida.

Explica el municipio de San Juan

Imanol Caballero, ayudante ejecutivo de la alcaldesa, indicó que el estatuto se aprobó después de una serie de asambleas, vistas públicas y anuncios publicados en los que participaron residentes, comerciantes y otras personas relacionadas con el Viejo San Juan.

Explicó que solamente se separaron espacios en algunas calles, por lo que quedan otras disponibles para los visitantes.

Señaló que las áreas designadas para estacionamiento de residentes ocupará un estimado de 612 espacios para autos. Además, quedarán 3,600 lugares para autos, entre las calles no reservadas y los estacionamientos comerciales en el lado sur de la ciudad.

“Ni siquiera se atiende toda la demanda de estacionamiento de los propios residentes, sino que se hace un esfuerzo de balance para que la ciudad comience a tener un respiro, especialmente los residentes”, dijo Caballero.

”Esto no surge de una iniciativa de la administración (municipal), sino que recoge una voluntad que lleva históricamente diferentes administraciones y que a través de acuerdos se endosa”, agregó.

Explicó que de lunes a viernes. entre las 6:00 p.m. y las 7:00 a.m., solamente podrán estacionar residentes en las calles designadas.

También estarán reservadas para los residentes durante los sábados y domingos.

“Se trata de unas calles muy específicas”, sostuvo. “No es que los visitantes no pueden venir a San Juan. Sí pueden entrar. Lo único que en estas horas en específico deben estacionarse en las calles que no están identificadas para los residentes”.

“Son horas que las personas regresan de sus trabajos, de manera que puedan tener dónde estacionarse”, añadió. “No se le garantiza a cada residente un estacionamiento ni frente a su residencia. Solamente se abre un espacio que solo pueden usar los residentes”.

Para usar esos espacios en las horas indicadas, los vehículos tendrán unos sellos que se obtendrán con evidencia del contrato de compraventa o de alquiler de las residencias. Cada residencia tendrá un máximo de hasta dos vehículos.

El vecino que se estacione sin el sello también se expondrá a la multa de $250, mientras que si alterara el sello para moverlo a un vehículo no autorizado será multado con $1,000.

Regulación de camiones

Caballero informó, además, que la Asamblea Municipal aprobó otra ordenanza que regula el tamaño de los camiones que pueden entrar a la zona urbana del Viejo San Juan.

Indicó que el objetivo de la medida es proteger no solamente las calles adoquinadas, sino además las estructuras de residenciales que, señaló, suelen ser impactadas por los camiones.

“Un asunto que es notable es la entrada de camiones pesados, de carga y demás, que hacen su distribución, y no caben por las calles adoquinadas o los callejones. Y, como no caben, intentan pasar trepándose por las aceras. Es normal y rutinario ver balcones golpeados y lastimados por los camiones… aceras destrozadas”, abundó Caballero.

“Es un asunto bien importante, tanto para la protección de la zona histórica, como igual para la protección de los ciudadanos que caminan por el área y a veces se tienen que mover cuando ven un camión venir trepándose en una acera”, abundó.

La ordenanza establece que las únicas horas para carga y descarga de mercancía será entre las 5:00 a.m. y 11:00 a.m.

Igualmente dispone que los camiones tengan una medida y un peso particular. De esta manera, todo aquel que tenga la “H” en su tablilla, tendrá que consultar con el municipio para corroborar si cumple para poder entrar.

Caballero destacó que los transportes públicos también tendrán que ajustarse, como los camiones del mismo municipio. 

“La Compañía de Turismo, y todo el que tenga la T en su tablilla, tiene un año para ajustar su flota”, sentenció.

Entre dos aguas

El ayudante reconoció que no fue fácil llegar a un punto medio entre todas las partes. Aunque no pudieron satisfacer completamente los intereses de todos, considera que al menos consiguieron una ecuación que atiende los principales reclamos.

Quienes trabajan durante el día en el Viejo San Juan sí podrán usar esos espacios (entre 7:00 a.m. y 6:00 pm),, pero los que laboran en el área durante la noche no tendrán esa opción y deberán buscar en las calles no reservadas.

En el caso de los comerciantes, Caballero señaló que en un principio se opusieron al entender que afectaría el flujo de clientes.

“Pero una vez vieron que se abrió la (calle) San Sebastián, eso alivió bastante el reclamo”, destacó. “La (calle) San Sebastián, que se conoce por tener muchos comercios, se mantiene de forma abierta para que cualquiera se pueda estacionar”.

Asimismo, hizo referencia a iniciativas actuales y otras en curso para un flujo de transporte colectivo desde los estacionamientos en la zona sur, así como permisos para que los comerciantes puedan tener vehículos parecidos a “carritos de golf” para que puedan mover a sus clientes desde los estacionamientos privados.

Reclamo histórico

Margarita Gandía, vecina del sector, dijo que el reclamo por los estacionamientos para residentes se remonta a hace varias décadas.

“Es la forma para hacer la ciudad más vivible y productiva y por fin hay la voluntad para llevarlo a cabo”, mantuvo Gandía. “Esta es la cara de Puerto Rico, esta es nuestra identidad, pero tenemos que tener la voluntad de conservar con sentido humano”.

Por su parte, el arquitecto y vecino del área Juan Márquez destacó que la medida no es nueva.

“Es una manera de darle al residente una oportunidad de vivir su comunidad”, expresó Márquez. “Parece una cosa novedosa y única, pero no conozco ninguna ciudad con un espacio urbano reducido como San Juan que no tenga estas medidas”.

Según Doris Angleró, también residente de la ciudad amurallada, “los residentes están pidiendo un poquito de espacio. Aquí todo el mundo tiene derecho a estacionar menos nosotros”.

“Si no le gusta esto (no encontrar estacionamiento), no viva en San Juan, nos han dicho muchas veces”, relató. “O sea, que por primera vez se está dejando un espacio lógico, un balance, a la comunidad”.

Por su parte, Eddie Ramírez es residente y comerciante en el Viejo San Juan, por lo que puede apreciar ambas perspectivas.

Sin embargo, considera que la medida aprobada beneficiará eventualmente a ambos sectores.

Señaló que el “tráfico excesivo” de los “vehículos buscando estacionamiento, tanto residentes como visitantes, dando vueltas” y de los camiones ha provocado que sigan colapsando más calles, que tienen debajo bóvedas construidas como alcantarillados hace cientos de años.

“Lo que no quiero es que se vea esto como estacionamiento exclusivos”, manifestó Ramírez. “ Aquí la razón principal de que se hayan asignado estos estacionamientos de forma prioritaria es que estamos sacando ese tráfico excesivo y dirigiéndolo a otras áreas y los estacionamientos comerciales, para que esa persona que viene a San Juan a disfrutar y pasarla bien, no esté impactando la ciudad constantemente”.

“El residente es tráfico muerto. Llega y se quedó. Si sacamos el tráfico excesivo, el tráfico de los residentes va a ser directo al primero que encuentre y no va a seguir dando vueltas hasta encontrar uno, que lo tiene que hacer porque vive allí”, afirmó. “Así matas dos pájaros de un tiro”.


💬Ver 0 comentarios