Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Javier Ávila (vertical-x1)
Javier Ávila es el primer latino en ser galardonado con el reconocimiento al Profesor del Año en Pensilvania. (Suministrada)

“Tu inglés es muy bueno, mejor que el de mi jardinero que se tuvo que ir a su país. Cuando termines con esta casa ven a la mía, y me das una cotización”.

Ese fue el primer saludo, la bienvenida, que recibió el profesor puertorriqueño Javier Ávila en Pensilvania, mientras arreglaba el jardín de la casa a la que se había mudado el día antes junto a su esposa norteamericana. 

“Pese a todas las contribuciones que han hecho los latinos en los Estados Unidos, nos agrupan a todos de la misma manera”, explica Ávila en entrevista telefónica.

Para su vecino, un anciano blanco, ver a un hombre con porte de latino realizando labores de patio lo llevó automáticamente a asumir que era el jardinero y no el dueño de la residencia.

Poco a poco, el también escritor y poeta se fue enfrentando a los prejuicios pero desde una perspectiva distinta, más abarcadora.

“Yo puedo ir a una universidad y, a menos que tenga escrito en la camisa todo mi resumé y todo lo que he hecho, me tratan como una persona de segunda clase. Nunca sentí ese racismo cuando crecí. Cuando uno tiene cierta edad y ya está educado, no duele de la misma manera pero se convierte en un asunto para analizar”, cuenta el excatedrático de la Universidad de Puerto Rico.

Por esto, cuando Ávila recibió el galardón de Profesor del Año en el 2016 y se enteró que era el primer latino en recibir el prestigioso reconocimiento, decidió aprovechar esa visibilidad para convertirse en una voz para los latinos en Estados Unidos.

“Entendí que yo tenía un privilegio al tener esta plataforma porque te empiezan a invitar a hablar en universidades y decidí que quería hablar sobre lo que significa ser latino en Estados Unidos. El propósito es educar para que entiendan que somos iguales. Ayudar a que se reconozca que hay muchas cosas más que nos unen que las que nos dividen”, explica el bayamonés, quien reside hace más de 10 años en Pensilvania.

Ávila desarrolló el espectáculo “The Trouble With My Name”, el cual ha presentado ya en decenas de foros y espera llevarlo a todos los estados, especialmente los más conservadores, así como a Puerto Rico. “Pensé que lo mejor que podía hacer era llevar este mensaje a todos los lugares donde me invitan”, confiesa.

En el show, el profesor mezcla sus poemas sobre la vida como parte de la diáspora con la comedia para narrar sus experiencias, la historia de su familia, el racismo y lo que significa ser visto como alguien inferior cuando tienes todos los méritos para ser considerado igual. 

“Es un híbrido de comedia, poesía y una experiencia teatral de un salón de clase. Cuando las personas ven el show pueden esperar reír pero también que voy a hablar de unos temas difíciles. Creo que la mejor manera de hablar de estas cosas que son bien serias es con la comedia porque la gente se relaja cuando se ríe y se le puede decir la verdad con un poco más de ‘lubricación’”, confiesa a la vez que suelta varias carcajadas.

Para Ávila, el espectáculo adquiere mayor pertinencia ahora con la presidencia de Donald Trump por el peligro que trae para la comunidad latina su discurso antiinmigratorio.

“Cobra más relevancia ahora cuando tenemos tanto racismo que se ha expuesto. Hay mucha gente que de repente ha descubierto cuán racistas pueden ser muchas personas. El enfoque está en la persona incorrecta. El latino no es el problema, es la injusticia de la gente que está en el poder que les ha quitado tanto”, afirma.

Para captar la atención del “norteamericano blanco”, el profesor narra las experiencias de su esposa estadounidense cuando era una minoría mientras vivía en Puerto Rico. 

“A veces una conexión es lo único que uno necesita para que la gente escuche. Y el que uno tenga cierto privilegio ayuda a que te escuchen. El blanco se disfruta el show tanto, y a veces más, que el latino porque descubre por primera vez todo lo que tienen en común”, asegura.

"The Trouble With My Name" ha sido presentado en 12 foros, la mayoría en Pensilvania. Para este año, ya cuenta con 30 presentaciones calendarizadas en Massachussetts, Illinois, Chicago y California. 


💬Ver 0 comentarios