El representante de del PNP, Antonio Soto (semisquare-x3)
El representante de del PNP, Antonio Soto. (GFR Media)

La reforma contributiva del Ejecutivo estará ante la consideración de la Cámara de Representantes entre finales de septiembre y principios de octubre, y procurará eliminar el impuesto al inventario, un paso solicitado con insistencia por comerciantes del país.

Así lo confirmaron ayer el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, y el presidente de la Comisión de Hacienda, Antonio Soto.

Ambos coincidieron en que la propuesta para eliminar el citado gravamen ha retrasado la aprobación de la reforma.

Méndez dejó claro que el impuesto al inventario, que genera alrededor de $168 millones al año, tiene que ser eliminado. Para compensar el impacto en el erario, se contempla legalizar las máquinas tragamonedas.

“Esas que están por ahí”, dijo el líder legislativo. “Conectarlas a Hacienda y ver cuánto representa en ingresos”.

“Precisamente, eso (le eliminación del impuesto sobre el inventario) es lo que nos está retrasando una posible aprobación de la reforma contributiva. La experiencia del huracán María nos demostró que no tener almacenes en Puerto Rico es por causa de ese impuesto”, sostuvo Méndez.

Los alcaldes se oponen a la eliminación de ese impuesto, que se recauda a través del Centro de Recaudaciones de Ingresos Municipales (CRIM).

“Se están buscando alternativas que no sea un nuevo impuesto. Si se eliminan los $160 millones, cómo compensar a los municipios”, subrayó el líder cameral.

Por su parte, Soto indicó que todavía hay discrepancias en cuanto a la capacidad de recaudación del impuesto al inventario. La Cámara coloca la cifra en $168 millones, pero el CRIM sostiene que es más.

Soto defendió la propuesta de reforma contributiva, al señalar que reduciría las contribuciones a individuos, corporaciones, eliminaría paulatinamente el impuesto entre negocios (B2B) y bajaría la tasa del impuesto sobre alimentos preparados.


💬Ver 0 comentarios