(semisquare-x3)
Alcaldes evalúan demandar al CRIM. (GFR Media)

Reducción de jornada laboral, cobro por algunos servicios, hacer alianzas y hasta demandar al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) son algunas de las medidas que barajan los cuatro municipios más afectados por la reducción en remesas para el próximo año fiscal.

El alcalde de Toa Alta, Clemente “Chito” Agosto, dijo que ha tomado “medidas de austeridad” desde el 2017, por lo que una baja de $2.3 millones en las remesas, para el 2019-20, le resulta inesperado.

“Si en todo caso no podemos revertir eso, tendremos que irnos a los tribunales y ver de qué manera hicieron esa fórmula”, anticipó el alcalde toalteño, quien no se inclina por reducir la jornada laboral nuevamente, medida a la que recurrió el año pasado.

Explicó que su municipio se sustenta principalmente por las remesas del CRIM, un ente recaudador que, en un año fiscal, tuvo una baja en ingresos de $21 millones y cuyo fondo de equiparación está destinado a reducirse.

Agosto piensa que una solución para lograr ahorros es hacer alianzas con otros municipios en aspectos administrativos, así como dejar en manos de empresas privadas -a cambio de bajarles las patentes- el mantenimiento de las vías públicas.

El alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, no descarta cobrar por el recogido de basura, que le cuesta anualmente $1.4 millones, para paliar los $2.2 millones que perderá en remesas el próximo año fiscal.

Igualmente, contempla proponerle al Estado que absorba los 42 policías municipales que posee su pueblo, lo que le representaría un alivio de $1.8 millones anuales.

Entretanto, el alcalde de Vega Baja, Marcos Cruz Molina, dijo que esperaba una merma en las remesas del próximo año fiscal, pero no que alcanzara los $1.3 millones.

“Obliga a reducir unidades administrativas. Ejemplo, el área de finanzas con secretaría. El área de seguridad pública, auscultar la posibilidad de hacer consorcios con otros municipios, eliminar gastos en actividades y volver a una reducción de jornada laboral”, dijo.

Tiene previsto inaugurar dos hospederías que le allegarían ingresos adicionales, pero su impacto será para el año fiscal 2020-21.

El alcalde de Trujillo Alto, José Luis Cruz Cruz, no se inclina a alterar servicios básicos -como la seguridad, la salud y el mantenimiento de las vías públicas- para lidiar con la baja en remesas de $1.4 millones. Pero no descarta cobrar por el recogido de basura, y ya tiene la aprobación de la Legislatura Municipal para ello.


💬Ver 0 comentarios