El exgobernador reconoció la calidad humana de quien fuera su adversario político.

De entre los cinco exgobernadores que asistieron a rendir honores a Rafael Hernández Colón, Carlos Romero Barceló fue el más aplaudido al brindar su mensaje durante el homenaje que se le rinde en el Capitolio al exgobernador y expresidente del Partido Popular Democrático.

Era el lamento de quien fuera su principal contendor reconociendo la fibra humana y política de su antiguo rival político.

“Reciba su hija, Dora Mercedes,y sus hijos así como su viuda Nelsa, sus nietos y demás familiares un fuerte abrazo del adversario político que reconoce la calidad humana del amigo y gran puertorriqueño Rafael Hernández Colón”, dijo Romero Barceló para recibir de inmediato una ovación de los presentes.

Inmediatamente, caminó hasta la familia inmediata de Hernández Colón para darles un beso y un abrazo a cada uno mientras aún el público permanecía de pie aplaudiendo.  

Romero Barceló protagonizó duros encuentros contra Hernández Colón mientras aspiraban a la gobernación del país. Por tres términos consecutivos Hernández Colón y Romero Barceló se disputaron el puesto electivo de mayor jerarquía en la isla. Pero esa rivalidad política dio paso a una gran amistad, según dijo Romero Barceló.

La exgobernadora Sila María Calderón fue la primera de los exdirigentes de la isla que se dirigió al público. Aprovechó la ocasión para describirlo como “un gigante de la administración pública y de la política”.

Con evidente pesar y vestida de estricto negro, Calderón catalogó a Hernández Colón como un “hombre excepcional”

Agradezco profundamente su servicio desinteresado al país, pero más que nada agradezco su férrea defensa del idioma español y de nuestra puertorriqueñidad”, apuntó Calderón quien fuera secretaria de la Gobernación de Hernández Colón.

Posteriormente, el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá recordó una de las grandes máximas de Hernández Colón: “Para Rafael Hernández Colón no habíaa enemigo invencible ni problema indisoluble”.

Acto seguido, dio detalles de la más reciente “batalla” de Hernández Colón. Contó que acudió con el exgobernador al Congreso para oponerse a la creación de la Ley promesa que dio paso a la Junta de Supervisión Fiscal. Posteriormente, dijo Acevedo Vilá, fue cómplice de Hernández Colón en su lucha por combatir el proyecto de status del 2017.

Dijo que el legado más grande del hombre que políticamente fue llamado “el gallito que no se juye”, se resumía en la frase “estamos con él ahí, ahí ahí”.

El exgobernador Luis Fortuño, por su parte, reveló que cuando llegó al poder en el 2008 Hernández Colón no dudó en ponerse a su disposición y ofrecerle sus consejos.

“De ahí enadelante el que buscaba (consejos) era yo.  No solamente para tertulias durante el día sino también durante la noche”, afirmó Fortuño, quien catalogó al exgobernador como un hombre de “intelecto privilegiado” y de “compromiso con la verdad siempre”.

Luego correspondió el turno al exgobernador Alejandro García Padilla, quien comenzó su alocución hablando del orgullo que imprimió Hernández Colón a los populares, algo que caló en su familia y que lo recuerda desde que era niño.

De entre los exgobernadores del país, el único que estuvo ausente de la ceremonia en el Capitolio fue Pedro Rosselló González. También estaba ausente el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, quien fue representado por el representante Ángel Bulerín Ramos. Este informó que Méndez está fuera del país.  

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, dijo que aunque es un novoprogresista siempre reconoció desde pequeño la figura de Hernández Colón por su firmeza y verticalidad. Se dirigió a los populares para decirle que si pretendían emularlo “tienen una vara muy alta que alcanzar. Rafael era un hombre excepcional”.


💬Ver 0 comentarios