(semisquare-x3)
Área de Oncología del Hospital Pediátrico. (GFR Media)

Al momento no se han identificado cuadros positivos de bacteria en el Hospital Pediátrico Universitario Dr. Antonio Ortiz, en el Centro Médico de Río Piedras, relacionados a los casos de mortalidad ni a los hospitalizados en las áreas identificadas y evaluadas de la instalación, según un nuevo informe liderado por la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda.

La investigación, según un comunicado, forma parte de las medidas que el secretario del Departamento de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, ha tomado sobre las noticias que han trascendido en los medios relacionadas a decesos de niños prematuros en el Hospital Pediátrico por fallas en el sistema de aires acondicionados de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (NICU).             

“El gobernador Ricardo Rosselló ha sido enfático en que tenemos que tratar este asunto con carácter de prioridad en nuestra administración y así lo estamos haciendo. Aunque debemos analizar caso por caso de manera independiente y entender que los niños que son atendidos en la unidad NICU del Pediátrico presentan un cuadro clínico complicado, tomaremos las medidas que sean necesarias por el bienestar de estos niños y optimizaremos nuestros servicios con el fin de ofrecerles los mejores tratamientos médicos posibles” indicó Rodríguez Mercado en declaraciones escritas.

Por su parte, Deseda abundó sobre su investigación epidemiológica que “en ningún momento se ha declarado en el hospital situación de brotes por una bacteria. No obstante, como de costumbre, mantendremos un vigilancia activa siguiendo los debidos protocolos”.

Ayer, el Senado aprobó una resolución de la legisladora Itzamar Peña Ramírez para investigar las condiciones de las instalaciones Pediátrico, particularmente de la NICU tras denuncias reseñadas en los medios de comunicación sobre bebés presuntamente contagiados con bacterias por fallas en los aires acondicionados.

La resolución aprobada incluye una evaluación de denuncias sobre la presunta falta de higiene, escasez de personal de enfermería y hacinamiento en las habitaciones de los infantes.

Por su parte, la directora médica del Hospital, Myrna Quiñones, aclaró que el centro médico no tiene ningún problema de resistencia bacteriana significativa y que cumplen con los protocolos y guías respecto al control de infecciones que requiere la junta de acreditación nacional Joint Commission.   

“El hospital pediátrico siempre ha cumplido con las normas regulatorias del estado, al igual que las federales”, expresó Quiñones en el parte de prensa.

Se informó que, al momento, el hospital cuenta con todas las certificaciones de la Joint Comission y todas las licencias federales y estatales requeridas, así como 226 facultativos adiestrados para atender la complejidad de la población de niños y adolescentes que reciben diariamente

Las unidades de intensivo neonatales se clasifican conforme a los recursos que estas unidades dispongan. En el caso del Pediátrico, su unidad de intensivo está clasificada en el nivel más alto de complejidad, es decir, categoría Tipo 3, lo que significa que cuentan con todos los subespecialistas que requeriría un bebé de mucha complejidad.

La incidencia de infecciones en los recién nacidos y el por ciento de mortalidad del Hospital Pediátrico compara con instituciones similares en los Estados Unidos, ya que Puerto Rico no cuenta con un hospital de esta complejidad y tamaño.


💬Ver 0 comentarios