Kineysha Díaz, Aida Fuentes, Ileanés Román y Dennis Guzmán, todos estudiantes de sexto grado, participaron en la inauguración del centro Sor Isolina Ferré en La Central, Canóvanas. (horizontal-x3)
Kineysha Díaz, Aida Fuentes, Ileanés Román y Dennis Guzmán, todos estudiantes de sexto grado, participaron en la inauguración del centro Sor Isolina Ferré en La Central, Canóvanas. (Gerald López Cepero)

Canóvanas - Un accidente, entre otras circunstancias de vida, impidieron que Lucresia Rivera Montilla pudiera continuar sus estudios más allá del séptimo grado. Hoy, a sus casi 65 años, la mujer se esfuerza por continuar su preparación académica en vías de obtener su diploma de cuarto año de escuela superior. ¿Su sueño? Estudiar enfermería para ayudar a los viejos.

Mientras, Paola Rodríguez Correa, de siete años, ha logrado superar los obstáculos que la llevaron a reprobar en primer grado el año pasado. ¿La clave de este cambio? La ayuda de personas que creen en su potencial.

Así lo afirma su madre, Kayla Correa, quien participó ayer en la inauguración de la nueva sede de los Centros Sor Isolina Ferré (CSIF) en La Central, Canóvanas.

“Ya tiene todas A. Estoy muy orgullosa (de ella) porque ha mejorado”, comentó Correa, quien reconoció que la mejoría de su hija surge de la ayuda que ha recibido en el Proyecto Refuerzo Educativo de Alto Impacto, un programa de tutorías que se ofrece en el CSIF después del horario escolar para estudiantes de bajo aprovechamiento académico.

El nuevo centro de servicios de los CSIF se ubica en el corazón de esta comunidad, en la antigua escuela Anexo Julia de Burgos, plantel que estuvo abandonado por años y que la organización sin fines de lucro rescató para transformar el espacio en un centro comunitario.

“La Central se compone de varias comunidades de gente buena que necesita oportunidades porque tienen esperanzas y deseos (de superarse). Esa es la razón de nosotros estar aquí”, dijo ayer José Luis Díaz Cotto, principal oficial ejecutivo de los CSIF, durante la inauguración del nuevo local que ocupan en este sector.

Destacó que los Centros se establecieron en esta comunidad hace 14 años, luego que la hermana Gloria Mercedes González Villarrubia, de las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad, lo llevara a conocer el lugar para que comprendiera las necesidades que allí imperaban.

En el 2004, los CSIF alquilaron un local en el área que mantuvieron activo hasta que el huracán María lo destruyó el año pasado. Esa situación provocó que aceleraran la reparación de la escuela Anexo Julia de Burgos, donde el CSIF proyectaba mudarse.

El nuevo espacio fue inaugurado ayer y rebautizado con el nombre de González Villarrubia, ya fallecida.

“Ella vivía para las necesidades de la comunidad”, comentó la hermana Mildred Vázquez, también de las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad.

Según trascendió ayer, el nuevo local de los CSIF se estableció con el apoyo de varias entidades, entre las que figuran Fondos Unidos, Fundación Ángel Ramos, Fundación Plaza Las Américas y Teens4PR, además de fondos legislativos y el apoyo de Save the Children, que los asistió con recursos para ofrecer un campamento este verano.

También, se destacó la ayuda del representante Javier Aponte Dalmau -quien asistió ayer a la actividad- en el trámite para conseguir el traspaso de la escuela a los CSIF.

“Qué bueno que tenemos otro centro más para seguir misionando y creciendo”, dijo, por su parte, Luis Alberto Ferré Rangel, presidente de la Junta de Directores de los CSIF, quien resaltó la labor de las Siervas Misioneras Santísima Trinidad que, este año, celebran 95 años de labor en Puerto Rico.

El nuevo centro se le dedicó también a sor Isolina Ferré, fundadora de los CSIF.

Además de dar servicios de educación y prevención, la nueva instalación de los CSIF aspira a convertirse en centro de desarrollo comunitario. “¿Qué aspiramos? Que este recinto sea motor, que energice a esta comunidad”, dijo Díaz Cotto.

Entre las metas próximas, se encuentra reactivar la Escuela de Adultos para que personas como Rivera Montilla puedan obtener su diploma de cuarto año.

La secretaria de la Familia, Glorimar Andújar, era la oradora invitada a la actividad, pero se excusó de la actividad la noche antes, se informó.


💬Ver 0 comentarios