Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En cuestión de segundos, mientras el cliente se distraía, un cajero, presunto miembro de una pandilla, pasaba la tarjeta de crédito o débito por un diminuto aparato que cargaba en el bolsillo. Copiaba disimuladamente el número secreto, si se trataba de una tarjeta de débito, y entonces el robo estaba completado.


💬Ver 0 comentarios