Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Al igual que casi un millón de boricuas, el guaynabeño Agustín Lizardi, de 67 años, recibió a oscuras al huracán Irene. Poco después de la medianoche, cuando el disturbio atmosférico aún era una tormenta tropical y entraba por Humacao, la luz en su casa se apagó.


💬Ver 0 comentarios