Presuntas emanaciones de gas desde una fábrica de asfalto en Toa Alta que afectan a la comunidad escolar. (Suministradas) (semisquare-x3)
Presuntas emanaciones de gas desde una fábrica de asfalto en Toa Alta que afectan a la comunidad escolar. (Suministradas)

Una manifestación de la comunidad escolar en de Toa Alta llegó hasta la entrada de una fábrica de asfalto para reclamar el cierre de operaciones por presuntas emanaciones de gases que afectan diariamente a los estudiantes de la escuela elemental Violanta Jiménez.

La marcha fue convocada para arrancar desde el cementerio municipal a las 8:00 a.m. hasta la fábrica Asphalt Solutions, que ubica a 1.9 kilómetros del plantel escolar.

Según un comunicado, en el caso más reciente, un estudiante tuvo que ser trasladado ayer, martes, de emergencia al hospital a causa de las emanaciones de gas.

No obstante, el Negociado de la Policía dijo a este medio que ayer se radicó una querella que indica que seis menores de la escuela elemental tuvieron que ser atendidos por Emergencias Médicas de Toa Alta por el mismo particular. Se indicó que los estudiantes estaban en condición estable.

"El Departamento de Educación, la Junta de Calidad Ambiental y otras agencias tienen constancia desde hace mucho tiempo de esta grave situación que afecta la salud de la comunidad", expresaron líderes comunitarios del barrio Piñas en dicho municipio.

Educación informó a El Nuevo Día en declaraciones escritas que el comisionado de seguridad de la agencia "ha hecho varias gestiones  para establecer un diálogo para trabajar soluciones" con la fábrica de asfalto, pero "han sido infructuosas".

"El DE lamenta que no haya tendido comunicación con los dueños de la compañía Asphalt Solutions  para llegar a acuerdos  para coordinar los  horarios de operación de la planta  de manera que no se afecte la salud de los estudiantes y maestros de las escuelas  Violanta Jiménez, Nicolás Sevilla y  José Pablo en Morales en Toa Alta".

Mientras la agencia indicó que mantiene comunicación con la Junta de Calidad Ambiental para que lleve a cabo las inspecciones e investigaciones pertinentes para solucionar el recurrente problema en la comunidad escolar.

El oficial de prensa de la JCA informó que personal de la agencia se encuentra hoy en el lugar llevando a cabo una vista ocular.

La semana pasada escuelas de Toa Alta tuvieron que desalojarse en dos ocasiones por el problema de gases tóxicos, , según el parte de prensa. Se mencionó que, en ocasiones anteriores, decenas de maestros se han tenido que reportar al Fondo del Seguro del Estado (CFSE) por problemas respiratorios. Las escuelas Nicolás Sevilla, José Pablo Morales y Violanta Jiménez han sido desalojadas decenas de veces.

En octubre pasado, 19 estudiantes y un adulto de dos escuelas tuvieron que ser trasladados al Centro de Diagnóstico y Tratamiento más cercano por la misma situación. En esa ocasión, González, informó a El Nuevo Día que someterían un referido a la JCA para atender el asunto.

La Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), por su parte, denunció que esta situación afecta a esta comunidad escolar desde hace años.

"La Federación de Maestros se solidariza  con estos toalteños que luchan por su salud y se une al llamado a cerrar esta empresa que amenaza su bienestar", indicó Mercedes Martínez Padilla, presidenta de la FMPR, en declaraciones escritas.


💬Ver 0 comentarios