Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Parte de los destrozos que ocasionó el huracán al tendido eléctrico en la comunidad La Grama, en Ciales. (horizontal-x3)
Vista de parte de los destrozos que ocasionó el huracán al tendido eléctrico en la comunidad La Grama, en Ciales. (Suministrada)

Cansados de no obtener respuesta sobre cuándo volverán a tener servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), los residentes del sector La Grama, en Ciales, se reunirán mañana, miércoles, para evaluar el cierre de la carretera 633 en señal de protesta.

La vía es el único acceso seguro desde Ciales hacia la comunidad Jaguas Ventanas, que perdió el puente que le conectaba con el resto de los sectores del municipio tras el paso del huracán María.

“Sería la última opción. Yo como pastor estoy intentando que las agencias nos den la información, pero si nadie nos escucha, voy a apoyar a la comunidad y se van a cerrar los accesos”, afirmó Luz Cortés, pastora de una iglesia y portavoz de la comunidad.

En caso de que los residentes cierren la vía, las más de 100 familias que habitan en Jaguas Ventanas tendrían que llegar a sus residencias a través de los municipios de Manatí o Morovis.

Esta acción, dijo Cortés, es el resultado del cansancio y desesperación que sienten tras cinco meses sin luz.

“Las áreas alrededor están energizadas menos nosotros. Ya estamos cansados, la comunidad está cansada porque el 85% es de personas de edad avanzada para estar bregando con generadores”, afirmó la portavoz.

Según Cortés, los residentes de La Grama se han reunido en varias ocasiones con el alcalde de Ciales, Luis “Rolan” Maldonado, pero no han recibido soluciones concretas al problema.

“El alcalde no nos dio información, solo nos dijo que había guerra entre la Autoridad (de Energía Eléctrica) y el Cuerpo de Ingenieros”, afirmó.

Aunque Maldonado coordinó una reunión entre la comunidad y personal de la AEE, los residentes del sector quedaron insatisfechos “por el trato” que recibieron.

“Para nuestra sorpresa cuando llega el ingeniero de la AEE, en un tono hostil, nos responde que no tiene información porque él se reúne los viernes a la 1:00 p.m. y la reunión fue jueves”, acotó Cortés.

La portavoz del sector indicó que su comunidad se siente discriminada políticamente por el municipio de Ciales.

“Hemos hecho muchas gestiones y siendo pacientes dado a que el huracán fue de categoría cinco, más sin embargo, como nuestro barrio no representa un bastión para que gane o pierda ningún candidato usualmente nos tratan para lo último”, denunció Cortés.

La líder comunitaria dijo que en La Grama han identificado “gente cansada, en depresión, haciendo de tripas corazones para poder adquirir el diésel o gasolina para poder generar algo de electricidad. Tenemos gente en sillón de ruedas que dependen de la energía eléctrica”.

Cortés recalcó a endi.com que casi todos los sectores ubicados alrededor de su comunidad ya están energizados, por lo que les cuesta creer que “tengamos la energía tan cerca nuestra y que a nosotros no se nos pueda energizar”.

La Grama, a cinco meses del huracán, también enfrenta problemas con el servicio de agua potable de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados. Igualmente, las telecomunicaciones funcionan con intermitencia.

Aunque este medio intentó obtener una reacción del municipio de Ciales, no tuvo éxito.


💬Ver 0 comentarios