Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Rosselló dijo que las reformas estructurales y la reforma contributiva que propone también son otros elementos que favorecen la aprobación del plan (horizontal-x3)
Rosselló dijo que las reformas estructurales y la reforma contributiva que propone también son otros elementos que favorecen la aprobación del plan fiscal. (EFE)

El gobernador Ricardo Rosselló se mostró confiado hoy jueves en que el plan revisado presentado hoy a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) sea aprobado puesto que contempla una combinación de ingredientes que impulsan el desarrollo económico tras el azote del huracán María.

“La parte más importante son varias. Primero, este plan fiscal -diferente al previo- contempla lo que sería la transformación, el futuro y qué impacto tiene eso sobre la economía. Segundo, reconocer que al pasar María hubo un impacto devastador en nuestra economía y en nuestros recaudos. Tercero, reconocer que ante eso, vienen unos recursos -que tenemos reconocidos unos cuantos, pero no tenemos definidos otros- que nos van a permitir no tan solo poner las cosas como estaban sino hacerlas mejor que en el pasado”, dijo el primer ejecutivo en entrevista radial (WKAQ 580 - Univision Radio).

Agregó que las reformas estructurales y la reforma contributiva que propone también son otros elementos que favorecen la aprobación del plan que, a diferencia del que presentó previamente, es a cinco y no a diez años.

“Son cambios que van a ayudar a hacer un mecanismo para potenciar la economía y ayudar al ciudadano”, afirmó.

El plan descansa sobre $57,200 millones que recibirá el país producto de fondos relacionados con el desastre que dejó María. Esto se desglosa en $35,300 millones del Fondo de Asistencia por Desastres de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) y $21,900 producto de las reclamaciones que pagarán las aseguradoras.

Como parte de la reforma contributiva, Rosselló propone reducir el IVU de 11.5% a 7% en las comidas procesadas y bajar el B2B de 4% a 2%.

“Eso ha sido unos de los escollos más grandes para hacer negocios en Puerto Rico. Eso nos permite potenciar unas áreas que creemos que tienen gran espacio y crecimiento como la economía de visitante”, apuntó el primer ejecutivo.

Destacó que revivir el Crédito por Ingreso Devengado tendrá el efecto de “inducir que nuestra fuerza laboral empiece”.

“Vamos a bajar las tasas (contributivas) a los individuos y las corporaciones y eso va a tener un impacto positivo en la economía”, aseveró.

Pese a estas medidas, el plan fiscal deja sobre la mesa un déficit acumulado que fluctuará entre $2,000 a $3,000 millones y no habría dinero para pagar a los bonistas. Esa faena, el gobierno la deja sobre el tribunal federal a base de la reestructuración de la deuda bajo el Título III de la ley federal Promesa. 


💬Ver 0 comentarios