Rosselló junto a Contreras durante el anuncio. (semisquare-x3)
Rosselló junto a Contreras durante el anuncio. (Xavier J. Araújo Berríos)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció esta tarde la construcción de dos nuevos carriles reversibles en el tramo entre Gurabo y San Juan que ayudarían el movimiento de vehículos en las carreteras PR-52, PR-18 y PR-30.

Según el ejecutivo, esta iniciativa tendría el efecto de reducir la congestión vehicular que durante las mañanas y las tardes se registra en esta zona con el traslado de los trabajadores de los suburbios metropolitanos hasta el centro de la capital.

Los carriles, sin embargo, tendrán un costo que podrían llegar a los $4, precisó el secretario de Transportación y Obras Públicas, Carlos Contreras. La tarifa final dependerá de la intensidad del tráfico que haya al momento en que el conductor use los nuevos espacios en la vía.

Los primeros trabajos del proyecto se concentrarán en crear los carriles nuevos en la zona de Cupey hasta la intersección de la PR-18 con la PR-175, muy cerca del Centro Médico de Río Piedras.

Los nuevos carriles serán construidos en la isleta que divide la dirección del tráfico vehicular en dirección al norte y al sur. Se trata del mismo espacio que se pretendía utilizar para desarrollar un tren que uniera a San Juan con Caguas. Este proyecto, que llegó hasta tener una asignación de fondos, fue descartado por el momento, dijo Contreras. No descartó, sin embargo, que en un futuro, se utilice esta parte de la servidumbre para la construcción de un tren. 

La iniciativa tendrá un costo de $175 millones en total. La mayor parte de los fondos provienen de la Administración de Carreteras estadounidense. Las primeras tres fases del proyecto, que anunció ayer el gobernador, tienen un costo de $40 millones.


💬Ver 0 comentarios