Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La Universidad de Puerto Rico y la Oficina Independiente de Protección al Consumidor colaboraron en la creación del documento que orienta al público sobre las mejores prácticas para tener energía eléctrica luego de un desastre natural

¿Sabe usted cómo leer su factura de luz? ¿Entiende la lectura de su contador de energía eléctrica? ¿Cómo podría lograr mayor eficiencia energética en su hogar? Estas son algunas interrogantes que se contestan en el Primer Manual del Consumidor Residencial de Energía Eléctrica.

Este documento es el resultado de un trabajo colaborativo entre el Instituto Nacional de Energía y Sostenibilidad Isleña de la Universidad de Puerto Rico (Inesi) y la Oficina Independiente de Protección al Consumidor (OIPC), con la ayuda de varios estudiantes de la Universidad de Puerto Rico a través del programa Mi Primera Experiencia Laboral.

“Entendíamos que era necesario (elaborar) un tipo de manual que explicara el sistema de energía eléctrica y que se usara como un material didáctico también”, dijo José Alberto Pérez, director ejecutivo de la OIPC, ayer en conferencia de prensa en la que se anunció que el documento estará disponible de forma gratuita en las plataformas electrónicas oipc.pr.gov e inesi.upr.edu.

La meta del manual es que los consumidores estén mejor informados sobre el sistema eléctrico para poder lidiar con situaciones como la apelación de facturas por cargos indebidos y reclamaciones de enseres dañados debido a fluctuaciones de voltaje, además de los subsidios disponibles y la existencia de diferentes sistemas de energía renovable, entre otros temas.

“Como vimos con (el huracán) María, la energía lo toca todo. Verla por separado nos hace correr el riesgo de repetir la misma historia”, dijo Cecilio Ortiz, miembro del Comité Timón de Inesi, quien resaltó cómo la energía está relacionada con la salud, la educación, la alimentación y el agua potable, entre otras áreas.

Lionel Orama, también del Comité Timón de Ineis, señaló que después de los huracanes que afectaron la isla en septiembre pasado salieron a relucir algunas dudas sobre el funcionamiento de otras formas de energía alterna.

“Muchos se dieron cuenta, por ejemplo, de que un sistema fotovoltaico sin batería y sin energía (eléctrica) no funciona”, dijo Orama.

Marla Pérez, de Inesi, indicó, por su parte, que esta organización de la UPR realiza un estudio sobre la transición de consumidores de energía a fuentes renovables, así como sobre el manejo de sistemas colectivos de energía.

Por lo pronto, Marangely Hernández, estudiante de sociología de la UPR que participó de este esfuerzo a través del programa Mi Primera Experiencia Laboral, comentó que el manual provee información sobre posibles preguntas que la ciudadanía les puede formular a los instaladores de fuentes de energía alterna. Además, dijo, el documento incluye una lista de los instaladores certificados para trabajar con estos equipos y ofrece información sobre la capacidad y el consumo energético de algunos de los electrodomésticos más comunes.

Por su parte, el estudiante de ingeniería José Irizarry, que también colaboró con el manual, señaló que ser parte de este trabajo lo ha motivado a ser un mejor consumidor y a moverse hacia la eficiencia energética.

Efectos de los cambios

Las consecuencias del huracán María sobre el sistema de energía eléctrica del país han captado la atención internacional, particularmente los esfuerzos de su reconstrucción, advirtió Ortiz. Este lamentó que el interés se ha concentrado en la recuperación de cables caídos y otros daños a la red eléctrica, en lugar de ofrecer conocimiento a los usuarios de energía sobre otros sistemas disponibles.

“Hay que entender ahora que el ingeniero, el sicólogo, el demógrafo y el economista -entre otros profesionales- necesitan pintar un nuevo cuadro energético para el país”, dijo.

Ortiz resaltó que a medida que se disminuya la cantidad de consumidores en el sistema de energía eléctrica, mayor será la carga para los que permanezcan en él. Con la reducción, se anticipa que los costos tendrían que ser distribuidos entre un número menor de consumidores, quienes podrían enfrentarse entonces a tarifas más altas en el consumo energético.


💬Ver 0 comentarios