La Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), bajo la dirección de José Marrero (izq.), hoy fuera de la jefatura, suscribió el acuerdo con Microsoft. (semisquare-x3)
La Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), bajo la dirección de José Marrero (izq.), hoy fuera de la jefatura, suscribió el acuerdo con Microsoft. (GFR Media)

El gobierno ya contaba con plataformas digitales para manejar fondos federales previo a que funcionarios en la alta esfera de esta administración exigieran que se favoreciera a Microsoft Caribbean con un contrato millonario para esas funciones.

Este diario supo que empleados de diversas agencias advirtieron tanto a sus superiores como a la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) que el contrato de $11.5 millones con la compañía multinacional -firmado el 27 de junio pasado- resultaba oneroso e innecesario. Fue esa entidad la que suscribió el acuerdo.

“Era algo forzado porque no fue algo que las agencias solicitaron”, comentó una fuente del gobierno involucrada en este proceso.

La propuesta contemplaba implantar el programa sobre la disponibilidad y manejo de fondos federales en cinco entidades públicas: Salud, Educación, Familia, Justicia y la Junta de Calidad Ambiental. El Nuevo Día supo que dos de esas agencias ya tenían sistemas con igual fin.

El mismo mes en que OGP firmó el contrato, el gobierno federal había autorizado a Salud comprar un sistema para el manejo de fondos federales sin costo alguno para el Estado.

Según una fuente de Salud, el Centro federal para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) había autorizado $800,000 para comprar un sistema similar con más capacidad.

Cuando se enteró del aval federal, el ex secretario auxiliar de Planificación, Desarrollo y Asuntos Federales de Salud Japhet Rivera Díaz le aconsejó al secretario de esa agencia, Rafael Rodríguez Mercado, rechazar el programa impulsado por la OGP.

En una reunión en OGP, la subdirectora de Fondos Federales y Tecnología de esa dependencia, Iris Santos Díaz, le informó a Rivera Díaz que la adquisición de la licencia de Microsoft había sido aprobada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares y el principal ejecutivo de informática (PEI), Luis Arocho González. Esa información consta en una declaración jurada de Rivera Díaz en poder de este medio.

Rivera Díaz renunció por esta y otras situaciones en el Departamento de Salud. En su declaración jurada, el exfuncionario señaló: “No quería que me obligaran a participar en una acción que claramente no estaba motivada por las necesidades del Departamento”.

De acuerdo con información reseñada anteriormente por este diario, Microsoft es cliente de la firma de cabilderos World Professional Group, a la que pertenece Elías Sánchez Sifonte, exdirector de campaña electoral del gobernador.

Según una investigación de este diario, OGP tenía ya un programa para manejar fondos federales. Educación tenía otro que data desde la administración de Luis Fortuño y se implementó con el aval de Educación federal.


💬Ver 0 comentarios