Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor, Michael Pierluisi (horizontal-x3)
El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor, Michael Pierluisi. (GFRMedia)

El Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) emitió hoy, miércoles, una orden de congelación de precios sobre los productos utilizados para prevenir y curar la influenza, tras el aumento de casos del virus respiratorio en la isla. 

"Se declaran artículos de primera necesidad todo producto, material, suministros y cualquier artículo objeto del comercio que sea susceptible de ser vendido y que su consumo o uso sea necesario para que el consumidor pueda prevenir, combatir o mitigar los efectos de la influenza", dice la orden. 

La congelación de precios también dispone que "esta definición incluye, pero no se limita, a analgésicos y medicamentos con acetaminophen (tabletas, supositorios, líquido), artículos de desinfección personal (tal como hand sanitaizer), termómetros, artículos de desinfección para el hogar, guantes de vinil, jabones antibacteriales, mascarillas, pañuelos desechables, relenza y tamiflu - o su equivalente -, vacunas contra la influenza y cualquier otro artículo que un consumidor pueda razonablemente necesitar para prevenir, combatir o mitigar los efectos de la de la situación de salud antes mencionada".    

Entretanto, la orden de DACO también establece que la violación de la misma pudiera conllevar multas administrativas de hasta $10,000 por cada infracción cometida. 

Por su parte, el secretario de Salud, el doctor Rafael Rodríguez Mercado, afirmó más temprano que la agencia está a punto de emitir una alerta de influenza.

Sin embargo, el titular evadió contestar sobre una posible declaración de epidemia de influenza durante una entrevista radial (WKAQ 580 – Univision Radio).

“Para estar en niveles de alertas tendríamos que tener 2,000 casos y nos estamos acercando”, sostuvo el secretario.

Según el secretario de Salud, la semana pasada se registraron alrededor de 1,800 nuevos casos de este virus respiratorio. El informe que contendrá el detalle preciso de estos casos se publicará el viernes.

“Si pasamos los 2,000 ya estamos en alerta”, reiteró el funcionario.

No obstante, la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, le dijo hace varios días a Primera Hora que la alerta de influenza se emitiría cuando la cifra de infectados semanalmente ascienda a 1,500 casos.

Según la estadística oficial del Departamento de Salud, que comprende a la semana del 13 al 20 de enero, en Puerto Rico se habían reportado 1,464 nuevos casos de este virus.

La funcionaria también había explicado que si los números se mantenían consistentes en más de 1,000 casos nuevos por un periodo de tres semanas se pudiera decretar una epidemia de influenza. Con la estadística que está por publicar Salud para el viernes, la cual adelantó Rodríguez Mercado rondaría en los 1,800 casos, la agencia podría establecer que hay una epidemia. Esto se debe a que desde la semana del 7 al 13 de enero se reportan sobre 1,000 casos nuevos.

El secretario de Salud insistió que mañana realizará una conferencia de prensa en el que dará más detalles sobre la influencia y los nuevos centros de vacunación que establecerán.

“Estamos en una campaña agresiva de vacunación. Esto se puede prevenir”, manifestó.

Cuando se decreta una epidemia de influenza, lo que ocurre es que se activa un protocolo en el Departamento de Educación para la prevención de casos, así como se identifica diariamente a los menores contagiados. El estado, entretanto, reparte productos de limpieza en las escuelas, como el desinfectante de manos.

Algunas farmacias, por su parte, regalan los antivirales a personas confirmadas con influenza.

Según lo define el CDC, la influenza puede causar enfermedad en grados que van desde leve hasta grave y, en ocasiones, puede causar la muerte.

Los síntomas incluyen fiebre alta, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares y corporales, fatiga, vómitos y diarrea. Suelen aparecer dos a cuatro días después del contagio y pueden durar hasta siete días.

La influenza se transmite a través de gotitas que salen de personas contagiadas cuando tosen, estornudan o hablan cerca de otra persona. Esas gotitas tienen virus que contagian a las personas que las inhalan.


💬Ver 0 comentarios