Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Fue cuestión de tiempo para que quedara demostrado que los ciudadanos tenían razón, aunque quizás a un costo demasiado alto. (José Rodríguez)

El actual incumplimiento de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con los Estándares de Emisión de Mercurio y Tóxicos de Aire (MATS, por sus siglas en inglés) hace recordar, casi inevitablemente, el pobre historial de la corporación pública en términos del respeto a las leyes y reglamentos ambientales que rigen la operación de sus centrales.


💬Ver 0 comentarios