Las familias tendrán ahora hasta el 13 de septiembre para buscar viviendas alternas.

Orlando, Florida – El juez de distrito Timothy S. Hillman rechazó hoy un pedido para que el programa de vivienda temporera (TSA), mediante el cual cientos de familias han tenido albergue temporero en pequeños hoteles de Florida, se extendiera indefinidamente.

Sin embargo, instruyó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para que extienda el programa hasta el 13 de septiembre. Las familias tendrían que salir de los hoteles el día 14. El TSA debía expirar hoy viernes.

La acción afecta a 1,038 familias, que suman 2,837 personas en diversos estados de Estados Unidos y que permanecen hospedados en hoteles, según datos suministrados a El Nuevo Día por la oficina de FEMA en Puerto Rico. La cifra original de familias albergadas en hoteles era de 7,036 familias, según la agencia.

Al menos en la Florida Central, específicamente entre Kissimmee y Orlando, quedan unas 120 familias. De estas, 50 ya han identificado un lugar donde pernoctar, pero 70 no tienen un plan de contingencia y carecen de alguna posibilidad de albergue luego de esa fecha, informó a este diario una entidad que ayuda a los desplazados, pero que no estaba autorizada a ser citada por el momento.

De inmediato, la organización que radicó el recurso legal solicitando la extensión indefinida -Latino Justice- anunció que encausará gestiones para tocar a las puertas de legisladores estatales para que promulguen acciones locales, como por ejemplo, establecer refugios similares a los que se abren cuando se acerca un huracán, dijo Kira Romero, una de las abogadas de esa organización.

Tampoco descartan tomar alguna acción legal adicional. “Es algo que estamos evaluando junto ahora”, dijo. “El gobernador de Puerto Rico tampoco solicitó la extensión, y hubiera sido muy difícil que FEMA denegara la extensión si la hubiera pedido”, dijo Romero en un aparte con El Nuevo Día.

Al tomar la decisión, el juez Hillman declaró lo siguiente: “Aunque este es el resultado al que me veo obligado a tomar, no es necesariamente el resultado correcto. Sin embargo, el Tribunal no puede ordenar que los demandados (FEMA) hagan lo que en un mundo humanitario y compasivo se debe hacer; solo puede ordenar a los demandados hacer lo que la ley requiere”, dijo.

El juez se refirió a que la ley deja en manos de FEMA la discreción de extender o no el programa de refugios temporeros, por lo cual el tribunal no puede ir por encima de ese estatuto.

“Pido encarecidamente a las partes a que trabajen juntas para encontrar viviendas temporales u otra asistencia para los demandantes y otros miembros de la clase antes de esa fecha”, agregó el juez en su orden.

La licenciada Romero reiteró que, tras la decisión, y al menos en Florida, cabildearán para que legisladores estatales consideren autorizar la apertura de refugios como los que se abren cuando se acerca un huracán. “Es algo que ellos pueden hacer. Las familias que quedan en los hoteles son los más desprovistos, son personas con discapacidades, con niños impedidos, son familias con serias limitaciones económicas. Lo que necesitamos es más tiempo”, rogó.

Sus expresiones surgieron luego de una actividad en Orlando en la que se anunció la creación de la alianza “Respeta mi gente”, un junte de organizaciones comunitarias boricuas en Florida Central para incentivar el voto boricua de cara a las elecciones del 6 de noviembre.

“Este es el momento para que el gobernador de Florida, Rick Scott, diga presente y demuestre si realmente está con las comunidades puertorriqueñas”, dijo Betsy Franceschini, directora Hispanic Federation en Orlando, una de las organizaciones de base comunitaria con presencia en diversos estados y de las más influyentes en Estados Unidos.

El Nuevo Día solicitó una reacción del gobernador Scott y su subdirectora de comunicaciones Mara Gambieri, envió esta declaración: “Si bien Florida no tiene la autoridad para extender este programa federal, el gobernador Scott espera que el gobierno federal y el gobernador Rosselló continúen trabajando juntos en soluciones para ayudar a estas familias. El gobernador Scott ha continuado haciendo todo lo posible para garantizar que los recursos estatales estén disponibles para ayudar a las familias necesitadas. También ha hablado muchas veces con funcionarios de Puerto Rico y el gobierno federal. Continuará luchando por cada familia en Florida".


💬Ver 0 comentarios