(semisquare-x3)
Erik Rolón, secretario de Corrección. (GFR Media)

La empresa proveedora de los servicios de alimentos a los confinados tildó hoy como "irregular" y "manipulado" el proceso mediante el cual el gobierno escogió a un nuevo operador por los próximos diez años.

Trinity Services One LLC. informó hoy que radicó una reconsideración a la decisión de la Junta de Subastas del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), en la que otorgó el contrato de $300 millones a Carolina Catering Corporation.

El contrato establece un solo operador para los servicios de ailmentos, comisarías y lavanderías en las cárceles. Permite incluso que la empresa privada cobre una comisión de cada venta que se haga de ropa y artículos de necesidad en las instituciones penales.

"El mismo fue un proceso irregular, atropellado, poco confiable, manipulado, y no cumplimiento con el reglamento de Subastas", lee unas declaraciones a nombre de la empresa.

Entre los señalamientos que plantea la empresa en su solicitud de reconsideración, está que no se requirió los análisis financieros de los licitadores, no se protegió la confidencialidad de las ofertas presentadas, se permitió a la empresa agraciada modificar su oferta inicial y se escogió la propuesta más onerosa.

"Conforme al expediente del RFP, la Junta de Subastas solamente se reunió como ente una vez y solo le tomó 42 minutos para revisar miles de documentos radicados por los proponentes", declaró Trinity.

La empresa alegó, además, que la propuesta agraciada por el DCR conlleva un deseembolso adicional de $8 millones anuales.


💬Ver 0 comentarios