Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Manatí - Hay noches en las que Willy Burgos no sabe lo que es dormir. No mientras haya un sapo concho que salvar o un cangrejo que censar en su amada Hacienda La Esperanza de Manatí, una finca de 2,278 cuerdas de terreno que él llama “mi patio”.


💬Ver 0 comentarios