(semisquare-x3)
El hombre autorizó el uso de su finca para almacenar de "forma temporera" los furgones. (GFR Media)

Carlos San José Reyes, conocido como Candela, se desligó ayer de cualquier irregularidad relacionada con el movimiento de furgones de los predios del Edificio de Operaciones Especiales de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) a una finca de su propiedad en Toa Alta.

En una breve entrevista ayer con El Nuevo Día en el nuevo terminal de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), en Ceiba, San José Reyes, quien trabaja como ayudante especial en la ATM, dijo que simplemente recibió una llamada telefónica de una persona a quien no identificó y accedió a que siete furgones fueron trasladados en su predio, ubicado en el barrio Ortiz, de Toa Alta.

“No tengo que ver nada con eso. La finca es mía. Me hicieron una llamada, yo la presté y me he enterado por la prensa de todo lo que ha pasado, pero no sé más nada. Tuve una entrevista con unos auditores, el secretario de la gobernación (Raúl Maldonado) dio un informe de lo que pasó y estoy fuera de todo eso”, dijo a El Nuevo Día.

En efecto, Maldonado divulgó el 28 de septiembre un comunicado de prensa en que se indica que San José Reyes “autorizó” el uso de su propiedad para almacenar de “forma temporera” los furgones. No se precisó en el informe por qué los furgones fueron ubicados en esa finca.

“No encontramos indicios de alguna pérdida de mercancía en los furgones entre el 10 de agosto que llegaron a la finca hasta que fueron recogidos por la GN (Guardia Nacional)”, lee el informe autorizado por Maldonado tras encomendar una investigación a una firma de contadores públicos autorizados.

¿Quién lo llamó?, se le preguntó a San José Reyes.

“No te puedo dar un comentario al respecto porque no se lo he dado a nadie. No tengo que ver con eso. Me llamaron y yo lo autoricé voluntariamente. Pertenezco a una lista de voluntarios en cuanto a lo del ciclón (huracán María)”, dijo el hombre, quien trabaja en el Departamento de Transportación y Obras Públicas.

Días después del movimiento de furgones a su finca, que según San José Reyes se la “cedió” a un hijo, un individuo identificado como Carlos Vidal Cintrón Bonilla escaló la propiedad y se robó tanto un camión como uno de los furgones guardados en el terreno. Posteriormente fue arrestado por la policía municipal de Toa Alta. Precisamente el miércoles un juez encontró causa para juicio por los delitos de escalamiento y apropiación ilegal.

Tras el arresto del individuo, el comisionado municipal de Toa Alta, Wilberto Matías, indicó públicamente que San José Reyes no quería cooperar con la investigación sobre el robo del furgón en su finca y tampoco radicó una querella a esos efectos. San José Reyes argumentó que la insistencia de Matías se debía a una faena política iniciada por el alcalde Clemente “Chito” Agosto.

“El alcalde popular quiso chavar conmigo”, dijo. “No tengo comentario al respecto con la policía ni con nadie. No tengo que ver con eso. Esa candela no es mía, que la apaguen los bomberos”, le dijo a El Nuevo Día. “La Guardia Nacional lo recogió y dio una explicación y el secretario de la gobernación dio un informe sobre eso. Ahí aparece que no tengo ningún error ahí”.


💬Ver 0 comentarios