Julia Keleher sostuvo que la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP) completó las labores de mantenimiento en el 75% de las 530 escuelas bajo su responsabilidad. (semisquare-x3)
Julia Keleher sostuvo que la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP) completó las labores de mantenimiento en el 75% de las 530 escuelas bajo su responsabilidad. (Juan Luis Martínez)

Las clases en el sistema público de enseñanza reiniciarán este jueves con una disminución de miles de estudiantes en las aulas, en su mayoría alumnos que se han trasladado hacia Estados Unidos.

La secretaria de Educación, Julia Keleher, detalló ayer que se prevé que este año habrá unos 5,000 estudiantes menos en las escuelas, al compararlo con la matrícula registrada en agosto. Los estimados de la agencia en torno a la reducción en matrícula toman en cuenta que ya 3,679 alumnos salieron del sistema, de los cuales 2,416 fueron dados de baja formalmente por sus padres o encargados para matricularlos en planteles en Estados Unidos.

En agosto, las escuelas tenían 307,282 estudiantes. Para el año escolar 2019-2020, la proyección de matrícula ronda los 293,000 alumnos.

Tengo unos 29,000 maestros para cada vez menos estudiantes. Eso me da espacio para crear proyectos nuevos porque, con ese análisis, yo veo que tenemos los recursos”, sostuvo Keleher.

Educación estimó que unos 410 maestros se jubilarían durante el receso navideño, pero solo 251 de ellos habían confirmado su retiro hasta el 4 de enero, precisó Keleher.

Las vacantes fueron llenadas al reubicar maestros que ya estaban en las escuelas, movimientos que ya fueron notificados, indicó la secretaria. Los docentes deben reportarse hoy a sus escuelas para el primero de dos días de reuniones y talleres de desarrollo profesional previo a la llegada de los estudiantes.

No obstante, Keleher reconoció que habrá docentes que serán cambiados de puesto después que inicien las clases debido a que las leyes y reglamentos vigentes permiten que los educadores se acojan al retiro durante el tiempo lectivo.

Sería irresponsable contratar más personas cuando tenemos los recursos disponibles ya en el sistema. No puedo estar prometiendo una permanencia a personas que no necesariamente la recibirán”, indicó la secretaria, al recalcar los planes de la administración de Ricardo Rosselló Nevares de otorgar plazas regulares a miles de maestros transitorios al finalizar este año académico.

Actualmente, Educación tiene unos 6,000 maestros transitorios, que son los educadores que se reclutan año tras año mediante contratos que solo están vigentes los 10 meses de período lectivo.

Entre toda la plantilla, 334 docentes entregaron solicitudes para convertirse en maestros coordinadores de tecnología o de emprendimiento, indicó Keleher. De estos, 90 fueron seleccionados para ser maestros coordinadores de emprendimiento y otros 175 serán maestros coordinadores de tecnología en sus respectivas escuelas. A partir de este mes, estos docentes utilizarán períodos libres para trabajar en estas iniciativas, como parte de un plan piloto, que luego se prevé ampliar para que sea a tiempo completo.

La secretaria exhortó a los docentes a utilizar los primeros dos días de trabajo del nuevo curso para actualizar sus datos en el Sistema de Información Estudiantil (SIE). Keleher reconoció que unos 7,000 maestros que están en las escuelas no aparecen en el SIE, por lo cual no hay constancia de la carga de trabajo que tienen. La funcionaria descartó que esto sea evidencia de ilegalidades o irregularidades en el sistema.

“Es un problema histórico en el Departamento de Educación, las bases de datos no están actualizadas. Están en nómina, ellos ponchan, están asignados en una escuela, pero cuando uno mira el SIE hay unas discrepancias. Por eso es que los maestros deben asegurarse que su información esté actualizada”, sostuvo.

A principios de 2018, Educación y el Departamento de Hacienda descubrieron que 110 maestros continuaban en la nómina de Educación a pesar de estar fuera por licencia o por haber renunciado.

Atenderán la violencia

Para el curso que empieza, no se implementarán proyectos nuevos en todo el sistema educativo, pero sí se les dará seguimiento a esfuerzos que comenzaron el año pasado, particularmente para avanzar en la implementación de la Ley 85 de Reforma Educativa.

“Es momento de ejecutar todos los cambios, hay muchas cosas que implementar y que poner en práctica”, expresó la secretaria.

Keleher reiteró que la baja en la cantidad de estudiantes es uno de los motores detrás de los cambios en política pública en Educación.

No obstante, como ha hecho en el pasado, sostuvo que no se cerrarán más escuelas públicas al terminar el año académico. El año pasado, se ordenó la clausura de unos 255 planteles.

Por el contrario, la funcionaria expresó que no habrá cambios mayores en la composición de la estructura escolar, pues uno de sus objetivos es iniciar en febrero la planificación del próximo año escolar. De esta manera, entre febrero y marzo, se puede realizar la prematrícula de estudiantes y los maestros sabrían en qué escuela trabajarán antes de mayo.

“Tenemos los recursos necesarios para que cada escuela tenga sus equipos completos para las materias básicas, así como grupos adicionales con maestros de team teaching, tecnología, emprendimiento, bibliotecarios”, expresó Keleher.

“Estamos dando un paso hacia la corrección sustentable del sistema. Queremos tener a los equipos completos en las escuelas, tener una facultad completa con sus plazas para que no haya problemas todos los años por el reclutamiento de maestros”, sostuvo.

Además del personal docente, Keleher indicó que trabajan para que las escuelas cuenten con el personal no docente que necesitan para operar eficientemente, particularmente los empleados que se encargan de labores administrativas. Sin ofrecer cifras, la secretaria indicó que ya se completó el traslado de empleados del nivel central de la agencia a las escuelas.

Mientras, a través de la Ley de Reforma Educativa, el calendario escolar se organiza ahora en trimestres. Este sistema no afecta los períodos de vacaciones para los estudiantes y, al momento, el principal cambio es en las fechas en que se entregan las notas de los alumnos.

Keleher indicó que, desde el próximo año, podrían ofrecer cursos distintos a los alumnos cada trimestre. Esas clases podrían ser electivas para los alumnos, ofrecidas por recursos adicionales de las escuelas, como los bibliotecarios, explicó.

Esto no implicará que se retomen proyectos que se dejaron a un lado, como el currículo de perspectiva de género, derogado a principios del cuatrienio.

Keleher indicó que la agencia tiene en planes confeccionar “unas guías” para atender, en el ambiente escolar, las situaciones de violencia que se viven en el país. Al cierre del 2018, 23 mujeres habían sido asesinadas por sus parejas o exparejas en incidentes de violencia de género.

“No estamos ignorando los casos de violencia doméstica, de todos tipos de violencia que se están dando. Pero, más que darle una clase a los estudiantes, darles esto (un documento) para que lo lean y ya, queremos atender todos los aspectos, todas las conductas que constituyen violencia, y usar las mejores prácticas existentes para ayudar a los alumnos a mejorar las relaciones entre hombres y mujeres”, expresó Keleher.

La secretaria destacó que la política pública de la agencia es promover la equidad de género, lo que definió como impulsar una visión de que hombres y mujeres tienen los mismos derechos y deben tener las mismas oportunidades.

Los esfuerzos a favor de la equidad de género se realizarán mediante la integración de enseñanzas en todas las materias, indicó Keleher. Esto es similar a cómo se hubiera implementado el derogado currículo de perspectiva de género, el cual no se llegó a poner en efecto en su totalidad.


💬Ver 0 comentarios