La reducción de estudiantes para este semestre ya subió a 23,000. (horizontal-x3)
La reducción de estudiantes para este semestre ya subió a 23,000. (Gerald López Cepero)

Loíza - Las escuelas públicas del país le dieron hoy, martes, la bienvenida a miles de estudiantes para el inicio de clases de este segundo semestre del año escolar, el cual desde el saque está marcado por los estragos del huracán María.

La secretaria de Educación, Julia Keleher, inició el día con una visita a la escuela Guillermina Rosado de Ayala, en Loíza. Allí, el personal docente recibió a los alumnos vestidos de superhéroes como parte de su esfuerzo para exhortar a los estudiantes a ser "héroes en tiempos de crisis".

Keleher señaló que, preliminarmente, el sistema de enseñanza tiene 600 vacantes de maestros creadas por las jubilaciones que se concretaron en diciembre y las mudanzas de maestros fuera de la isla. La cifra no dista demasiado de la cantidad de vacantes de docentes que se ha reportado en otros inicios de clases.

"Es algo que podemos manejar. Pensé que iba a ser más alto", expresó la secretaria, al recordar que estrenará un proyecto de maestros sustitutos en toda la isla para disminuir las interrupciones en el horario lectivo de los alumnos mientras se reclutan educadores.

No obstante, Keleher precisó que las cifras de vacantes de maestros y asistencia de empleados a las escuelas se está realizando en algunos casos de forma manual debido a los problemas de telecomunicaciones y electricidad en el país. Ante esto, alertó que no es un número final.

Asimismo, la secretaria informó que la reducción de estudiantes para este semestre ya subió a 23,000. 

Ayer, Educación señaló que 419 escuelas públicas aún no cuentam con energía eléctrica, por lo cual continuarán dando solo mediodía de clases.

Keleher sostuvo que algunas escuelas que han estado operando a jornada parcial han solicitado dar clases hasta las 3:00 p.m., pero no se han dado las autorizaciones por los acuerdos negociados con la organización sindical que representa a los docentes, la Asociación de Maestros- Local Sindical.

Previo al inicio de clases, la titular de Educación había anunciado que en el receso navideño no se trabajarían las reparaciones permanentes que necesitan los planteles a causa del ciclón, pues aún esperan por los fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Esta entidad tampoco ha asignado los generadores eléctricos que Educación ha pedido desde octubre para llevar a las escuelas, lamentó Keleher.

En la escuela Guillermina Rosado de Ayala, la secretaria visitó varios salones, habló con padres y ofreció un mensaje a los estudiantes.

Pero mientras ella elogiaba la creatividad y entusiasmo del personal docente, padres de otra escuela loiceña, la Emiliano Figueroa, estaban reunidos con la alcaldesa Julia Nazario para denunciar el cierre del plantel.

Según se informó en un comunicado de prensa, la comunidad escolar de la Emiliano Figueroa, ubicada en Piñones, se enteró hoy del cierre y que la matrícula pasaría a la escuela Celso González, localizada en el casco urbano.

"Hay que sentarse a hablar y poner esto en perspectiva, como educadora de toda la vida conozco y entiendo los procesos, pero hay que ejercer el principio de que nuestros niños tienen la prioridad”, manifestó Nazario en declaraciones escritas.

No obstante, la directora de la región educativa de Humacao, Sol Ortiz Bruno, indicó que se celebraron reuniones con los padres de la escuela Emiliano Figueroa para informar el cierre. El plantel, que tiene una matrícula de 68 estudiantes, sufrió daños por los vientos del huracán María y la marejada ciclónica que la inundó, detalló.

“La escuela fue inspeccionada y se determinó que no es segura. No fue certificada, es una de las escuelas que decimos que es roja”, informó Ortiz Bruno. “Yo, como directora regional, tomé la decisión de consolidar las escuelas y mover la matrícula porque tengo que garantizar la educación de los estudiantes”, añadió.


💬Ver 0 comentarios