Vista del satélite GOES-16 que muestra los dos huracanes y las dos tormentas tropicales que atraviesan el océano Atlántico. (Captura / NOAA) (semisquare-x3)
Vista del satélite GOES-16 que muestra los dos huracanes y las dos tormentas tropicales que atraviesan el océano Atlántico. (Captura / NOAA)

Por primera vez desde la devastadora temporada de huracanes 2008, el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) y el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) monitorean cuatro fenómenos atmosféricos activos al mismo tiempo en el océano Atlántico, confirmó la meteoróloga del SNM, Odalys Martínez.

Actualmente, ambas agencias monitorean los huracanes Florence y Helene, al igual que las tormentas tropicales Isaac y Joyce. El máximo de tormentas nombradas activas al mismo tiempo ha sido cuatro, resaltó Martínez.

Sin embargo, existe un 70 por ciento de probabilidad de que un evento de baja presión en el Golfo de México se convierta en una tormenta en las próximas 48 horas.

De concretarse dicho escenario, sostuvo Martínez, sería la primera vez en la historia que cinco tormentas nombradas invaden el Atlántico al mismo tiempo.

"Es la primera vez desde el 2008 que tenemos cuatro sistemas con nombre activos en el Atlántico al mismo tiempo", resaltó Martínez a endi.com.

El meteorólogo especializado en el pronóstico de huracanes en el océano Atlántico de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), Philip Klotzbach, publicó en su cuenta oficial de Twitter que en el 2008 los huracanes Ike, Gustav y Hanna, al igual que la tormenta tropical Josephine, estuvieron activos al mismo tiempo en la primera semana de septiembre.

La temporada de huracanes del 2008 provocó la muerte de 1,047 personas y causó cerca de $50 mil millones en daños. Desde el 31 de mayo hasta el 10 de noviembre, la temporada contó con 16 fenómenos atmosféricos con nombre: ocho de los sistemas se convirtieron en huracanes, mientras que cinco meteoros pasaron a ser huracanes mayores (de categoría 3 o más en la escala Saffir-Simpson).

El huracán Gustav, que alcanzó estatus de categoría 4 (el segundo huracán mayor de la temporada) con vientos sostenidos de 155 millas por hora en un momento dado, fue el primero de los cuatro fenómenos activos al mismo tiempo en el Atlántico. El sistema comenzó, el 25 de agosto, como una depresión tropical que se formó al sur de Puerto Rico, y 12 horas más tarde pasó a ser una tormenta tropical. El 26 de agosto se convirtió en huracán e impactó la península suroeste de Haití.

Aunque el sistema se debilitó en su paso por Haití y Jamaica, se fortaleció al entrar al mar Caribe y alcanzó vientos de 145 mph al momento de impactar la Isla de la Juventud y Cuba entre el 28 y 30 de agosto. Luego de alcanzar vientos de 155 mph, Gustav perdió intensidad debido a condiciones desfavorables en el Golfo de México. Entró a Luisiana como un huracán categoría 1 y bajó a una depresión tropical a medida que entró a territorio estadounidense.

Una vez se disipó el 5 de septiembre, Gustav causó la muerte directa a 112 personas, mientras que otras 41 murieron por incidentes relacionados al fenómeno. Además, causó cerca de $8,000 millones en daños.

Por su parte, Hanna ascendió a huracán categoría 1 el 1 de septiembre y, en su pico, azotó con vientos sostenidos de 85 millas. Las bandas exteriores del sistema depositaron cerca de 12 pulgadas de lluvia sobre varios municipios de la zona noreste de Puerto Rico en menos de 24 horas. En su paso por las Islas Vírgenes, Haití y los Estados Unidos, el meteoro causó 537 muertes y daños ascendentes a $160 millones.

Entretanto, el huracán Ike llegó a huracán categoría 1 el 3 de septiembre, y en apenas 24 horas llegó a su intensidad máxima con vientos de 145 mph. El fenómeno atmosférico causó estragos en Haití, que de por sí recibió el impacto directo de la tormenta tropical Fray y abundante lluvia del huracán Hanna. También afectó a las Islas Turcas y Caicos, Bahamas, Cuba, el sureste de Texas, la región sur-central de los Estados Unidos y Canadá. Ike cobró 214 víctimas y acumuló daños de $38 mil millones.

Finalmente, la tormenta tropical Josephine, apenas el noveno fenómeno atmosférico nombrado de la temporada, se convirtió en una depresión tropical el 2 de septiembre, y seis horas más tarde pasó a ser tormenta, por lo que recibió el nombre de Josephine. El sistema se mantuvo en el Atlántico y se disipó antes de que afectara a un país.


💬Ver 0 comentarios