Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Unos niños y niñas disfrutan de la piscina. (Suministrada) (semisquare-x3)
Unos niños y niñas disfrutan de la piscina. (Suministrada)

El Boys & Girls Clubs de Puerto Rico (BGCPR), con el apoyo del municipio de San Juan, inauguró el jueves la primera piscina en un residencial público. 

La misma está ubicada en el club del residencial Las Margaritas de Santurce.

En un comunicado de prensa,  la organización sin fines de lucro dijo que  el proyecto acuático brindará la oportunidad a los participantes entre las edades de 6 a 18 años de aprender y desarrollar técnicas básicas de nado.

 Además, realizará talleres para conocer las medidas de seguridad y prevención de accidentes en el agua.

“Hoy celebramos un sueño cumplido que esperamos por años para brindarles la oportunidad a nuestros participantes de tener acceso a tomar clases de natación. El 89 % de nuestros participantes vive bajo el nivel de pobreza. Esta realidad no les permite poder tomar clases privadas de natación, y el factor de la transportación en ocasiones los limita a llegar a clubes deportivos”, destacó Olga Ramos Carrasquillo, presidenta de la BGCPR. 

 “Agradecemos a todos los aliados, especialmente al sector gubernamental por su apoyo y creer en la juventud tanto como nosotros”,añadió.

El programa de natación se ofrecerá a los participantes tres días a la semana en el horario del club, de 3:00 p.m. a 8:00 p.m. 

La piscina que tiene una dimensión de 20 pies de ancho por 40 pies de largo y 4 pies de profundidad, está equipada para ofrecer acceso y uso a personas con diversidad funcional, y cumple con los requisitos de la Ley American with Disabilities. 

El área de la piscina, cuyo techo fue diseñado por el arquitecto Nataniel Fuster, permitirá realizar talleres para que los participantes conozcan los elementos de seguridad necesarios en un ambiente acúatico. Además, de promover destezas de integración social, físicas y cognoscitivas necesarias para su desarrollo.

De acuerdo al presidente de la Federación de Salvavidas de Puerto Rico, José Fontánez el 80% de los puertorriqueños no saben nadar, lo cual incrementa los riesgos e incidentes de muertes por ahogamiento. 

El personal certificado del club evaluará el nivel de conocimiento y habilidades de natación de los participantes para establecer los grupos por niveles y medir el progeso. Se espera que al finalizar el programa los niños, niñas y jóvenes dominen las destezas básicas de natación y sepan como actuar en una emergencia en el agua. 


💬Ver 0 comentarios