(semisquare-x3)
El Departamento de Salud anunció ayer que recién volvió a recibir los reactivos para procesar las pruebas de VIH. (GFR Media)

El Departamento de Salud confirmó ayer que, debido a los recortes provocados por la situación fiscal, no pudo comprar los reactivos necesarios para procesar las pruebas de VIH en su laboratorio durante varios meses.

La información fue ofrecida por Migdalia Lugo, de la Secretaría Auxiliar de Salud Familiar, Servicios Integrados y Promoción de la Salud.

“Había que esperar que la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) liberara órdenes de compra que se solicitaron”, indicó.

El Nuevo Día reveló ayer que las clínicas de Salud que atienden pacientes de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual dejaron de procesar pruebas diagnósticas y de seguimiento de este virus desde agosto del año pasado por recortes presupuestarios.

Lugo confirmó ayer la información publicada por este diario, pero comentó que los pacientes nuevos se estaban refiriendo a laboratorios privados para que se realizaran allí la prueba.

“Lo importante es que las pruebas que se han hecho y no analizado son pruebas de seguimiento (de VIH). No hay pacientes (nuevos) sin resultados y por ahí transmitiendo la enfermedad”, dijo.

En entrevista con este diario, Lugo anunció, además, que el miércoles y ayer mismo, la agencia comenzó a distribuir nuevamente los reactivos necesarios para poder hacer las pruebas de VIH en el laboratorio de la agencia. Según dijo, ayer se repartieron 40,000 reactivos y el miércoles, otros 100,000.

“Es más fácil que un paciente se muera de influenza que un paciente de mis clínicas de VIH”, señaló Lugo.

La funcionaria dijo desconocer cuántas pruebas de laboratorio de VIH la agencia tenía pendientes de procesar ni qué harían con ellas.

Fuentes de este diario aseguran que la agencia tiene almacenadas pruebas de VIH con seis meses de retraso y que se desconoce si serían o no procesadas, aunque resaltaron que, para efectos médicos, tendrían que volver a realizarse, ya que su retraso impide que se puedan utilizar para la toma de decisiones médicas.

Por otra parte, Lugo comentó que Salud no tiene interés en privatizar los Centros de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Transmisibles (CPTET), aunque admitió que estuvo en días recientes visitando varias de estas clínicas en compañía de personal de una entidad que ofrece servicios a esta población y está interesada en “colaborar” con la agencia. Agregó que Salud está abierto a recibir la ayuda de organizaciones que reciben fondos federales.

“Estamos abriendo el diálogo de cómo recibir más fondos”, sostuvo.

Según la funcionaria, la intención de Salud es transformar los CPTET en “clínicas multidisciplinarias” para que los pacientes de VIH se puedan atender en el mismo lugar otras condiciones de salud que padezcan, como diabetes.

Por su parte, Ilia Toledo, del Laboratorio Clínico Toledo, en Arecibo, comentó que en los últimos meses han estado recibiendo referidos de las clínicas de inmunología de Salud que atienden pacientes de VIH por su incapacidad de procesar estas pruebas en la agencia.

“Aparentemente, (en Salud) tienen problemas con las órdenes de compra de los reactivos”, dijo.

Mientras tanto, Toledo señaló que las aseguradoras a cargo de la cobertura de la Reforma de Salud no están cubriendo la totalidad del costo de las pruebas de VIH.

“Ya le sometimos un listado de las pruebas a ASES (Administración de Seguros de Salud) para que revisen las tarifas”, dijo al indicar que una prueba de seguimiento a pacientes de VIH cuesta unos $180 y los planes médicos están pagando “mucho menos”.

Agregó que, además, han recibido pacientes sin plan médico que no pueden pagar la prueba de VIH y se la realizan “de cortesía” debido al tipo de examen que es.


💬Ver 0 comentarios