Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Tania Vázquez Rivera, secretaria del DRNA. (GFR Media) (horizontal-x3)
Tania Vázquez Rivera, secretaria del DRNA. (GFR Media)

La secretaria de Recursos Naturales y Ambientales, Tania Vázquez Rivera, aseguró ayer que su agencia realiza una investigación para intentar identificar a los organizadores del evento Floatopia, que congregó a sobre 1,000 personas el domingo pasado en las inmediaciones de Cayo Caracoles en La Parguera.

Vázquez Rivera confirmó a El Nuevo Día que nadie solicitó permiso para la actividad y que personal del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) recogió basura directamente relacionada al evento.  

“Lo que tenemos es la convocatoria electrónica y se está llevando una investigación. Si tenemos que involucrar a la Policía, lo vamos a hacer”, aseguró Vázquez Rivera a este diario. 

La funcionaria indicó que el permiso para realizar una actividad como la del domingo costaba $500, incluía la adquisición de un seguro de responsabilidad pública de $1 millón y hacerse responsable de la limpieza del área tras finalizar la actividad. 

“Tienen que dejar el área como la encontraron”, afirmó.

A preguntas, Vázquez Rivera dijo no tener un cálculo numérico sobre la cantidad de basura recuperada, pero afirmó que, debido a las corrientes marinas, muchos desperdicios fueron movidos distancias considerables.   

“Lo que encontramos fue basura, que causa un daño brutal al ecosistema. Esa área está llena de hierbas marinas y las tortugas confunden la basura con alimento”, expresó.

Vázquez Rivera señaló que no se hizo un muestreo de agua en la zona, tras el evento, debido a que la corriente de agua suele arrastrar los desperdicios y porque “la Junta de Calidad Ambiental hace muestreos en zonas de bañistas”. 

“El cayo no es parte de nuestro plan de muestreo. No es algo que descartamos para el futuro”, agregó.

Vigilantes del DRNA expidieron sobre 100 boletos valorados en $18,000 por diversas violaciones a la Ley de Navegación, incluyendo anclaje en áreas de mangle. Sin embargo, la funcionaria reconoció que más allá de establecer campañas educativas y realizar operativos, no hay mucho más que se pueda hacer una vez el público está congregado en la zona marítima.

“Hacen un círculo alrededor de los mangles en los que lanzan basura. No podemos llegar a ellos en lancha o jet ski (motoras acuáticas).  Me tengo que bajar y verlos cara a cara”, expresó al destacar el peligro que esto representa para los vigilantes. 

El DRNA cuenta con 363 vigilantes a nivel isla. 

“Son poquitos”, puntualizó Vázquez Rivera. 


💬Ver 0 comentarios