El arzobispo de San Juan ofició el domingo una misa en la parroquia San Mateo, en Santurce, en la que abordó la controversia sobre el embargo. (semisquare-x3)
El arzobispo de San Juan ofició el domingo una misa en la parroquia San Mateo, en Santurce, en la que abordó la controversia sobre el embargo. (Luis Alcalá del Olmo)

Mientras la Arquidiócesis de San Juan determina si recurre ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos para intentar frenar el embargo de sus cuentas, un tribunal apelativo de quiebras federal ordenó proteger temporeramente las cuentas del Fideicomiso del Plan de Pensiones de las Escuelas Católicas de la retención de bienes impuesta a la Iglesia católica en la isla.

Uno de los abogados del Fideicomiso, Jesús Rabell, indicó ayer que el Panel Apelativo de Quiebras de la Corte para el Primer Circuito, en Boston, ordenó que no se intervenga con los activos de la entidad hasta que no decida sobre la petición de quiebra que presentó la semana pasada.

Según Rabell, “todavía están evaluando si acogen la petición de quiebra que sometió el Fideicomiso”, que ya había denegado el juez Enrique S. Lamoutte, del Tribunal Federal de Quiebras en Puerto Rico.

Sobre la posibilidad de que la Arquidiócesis de San Juan acuda ante el máximo foro judicial federal, Rabell, quien no la representa en el caso, estimó que, si el arzobispo Roberto González Nieves procede de esa forma, tendría que presentar un recurso distinto al que fue denegado dos veces en junio por esa misma corte.

“En aquel momento, buscaban evitar un daño irreparable", afirmó. "Ahora la diferencia es que el daño ya se ha concretado".


💬Ver 0 comentarios