Una patrulla de la Policía de Puerto Rico. (Agencia EFE) (semisquare-x3)
Una patrulla de la Policía de Puerto Rico. (Agencia EFE)

El objetivo de la administración de Ricardo Rosselló Nevares es que todos los agentes de la Policía activos coticen al Seguro Social, afirmó ayer el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario Cortés.

Sin embargo, esa meta choca con lo que ha establecido la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), en el plan fiscal y el presupuesto certificados, donde se dictamina que cualificarían para el beneficio los policías menores de 40 años de edad y que hayan sido contratados después del 28 de junio pasado.

“Lo que se propuso en el plan fiscal (enmendado) es que se van a destinar $58 millones para asumir el costo de la aportación de los policías y también del patrono. La Junta propuso otro camino”, reconoció Rosario Cortés en entrevista con El Nuevo Día.

Bajo ese escenario, el gobierno aportaría tanto la tajada individual como la patronal al Seguro Social.

En cambio, la posición de la JSF, que ayer no contestó una petición de información de este diario, es que se rebaje la aportación de los policías al plan de retiro del gobierno de 8.5% a 2.3%.

Con esa reducción, según el plan fiscal certificado el 28 de junio, los agentes seleccionados por el ente fiscal comenzarían a cotizar para el Seguro Social sin necesidad de celebrar un referéndum entre toda la matrícula.

“Estamos analizando ambas propuestas. La propuesta del gobierno sí requiere un referéndum”, sostuvo Rosario Cortés.

Recordó que la decisión final sobre esta controversia la tendría ante sí la Corte del Primer Circuito de Apelaciones de Boston, si finalmente el gobierno recurre ante ese foro para apelar la determinación de la juez Laura Taylor Swain, quien dispuso que el presupuesto vigente es el de la JSF.


💬Ver 0 comentarios