El sistema atmosférico podrá dejar entre dos a cuatro pulgadas de lluvia y se sentirá en casi toda la isla.

El gobierno anunció hoy que mantendrá el plan de emergencia, mientras el Servicio Nacionalde Meteorología (SNM) en San Juan emitirá una advertencia de inundaciones repentinas de 24 horas para todo Puerto Rico a partir de esta medianoche.

El coordinador de avisos del SNM, Ernesto Morales, indicó que la tormenta Beryl llegará a la Isla como una “onda tropical fuerte”, dejando el pronóstico de 2 a 4 pulgadas de lluvia.

“Diría que cualquier área que se inundó con (el huracán) María” está sujeta a inundaciones, advirtió Morales en un aparte con El Nuevo Día cuando se le preguntó sobre las áreas de mayor preocupación.

Ante este panorama, el gobernador Ricardo Rosselló anunció que mantuvo la suspensión de labores para mañana, lunes, de los empleados públicos.

Los únicos que deberán reportarse a trabajar será el personal de emergencia y servicios de salud.

Rosselló también señaló que a petición de los alcaldes, al momento se han activado 24 refugios.

Beryl afectaría a Puerto Rico con vientos sostenidos de 20 a 25 millas por hora y ráfagas de hasta 50 millas por hora.

Señaló que por el momento se mantienen los viajes en lancha a las islas municipio de Vieques y Culebra, pero exhortó a los ciudadanos a que determinen hoy dónde esperan quedarse hasta después de la tempestad, pues se suspenderán los viajes tan pronto comiencen a deteriorarse las condiciones del tiempo.

Durante la conferencia de prensa, Rosselló defendió la continuidad de su plan de emergencia, anunciado el jueves pasado cuando Beryl era un huracán, pues entiende que es la manera más responsable de buscar la seguridad pública.

“He escuchado a compañeros comentar por qué se está haciendo esto ante la situación en Puerto Rico y criticar las decisiones. Asumo la responsabilidad por las decisiones que tomo. Estoy velando por el bienestar de los puertorriqueños y que estén una posición segura”, sostuvo Rosselló.

“El derrumbe de Mameyes fue con una onda menos fuerte de lo que vamos a recibir aquí”, agregó. La prioridad es que la gente esté segura y que pasemos el evento atmosférico en la mejor posición posible”.

Sobre el sistema eléctrico, Rosselló reiteró la admisión de que está más vulnerable a antes del huracán María, por lo que es de esperarse de que dependiendo de la severidad de los vientos, haya interrupciones en el servicio.

No obstante, aseguró que están en una mejor posición de responder por contar con más personal y recursos, además de que tiene lista “la petición para traer 500 personas más”, así com equipo y herramientas”.

Señaló que por el momento no esperan que la Guardia Costera suspenda el flujo del transporte marítimo a los puertos de San Juan.


💬Ver 0 comentarios